ENERGIA Y CAMBIO CLIMÁTICO

Los repartidores de costes como herramienta para el ahorro energético en el sector residencial

Los repartidores de costes como herramienta para el ahorro energético en el sector residencial

Repartidores costes de calefacción

El sector residencial es el responsable de aproximadamente una cuarta parte del consumo de energía de Europa. La directiva 2010/31/EU relativa a la eficiencia energética de los edificios, ya exigía que todos los edificios nuevos sean de consumo de energía casi nulo a partir del año 2021. La Agencia Internacional de la Energía expone que el mayor potencial de ahorro de energía y emisiones recae en la rehabilitación y en el cambio a nuevas tecnologías de los edificios existentes. Es factible un potencial de ahorro para el año 2020 del 30%, equivalente a una reducción del 11% del uso de energía final de la Unión Europea.

 

En Madrid, el balance de energía refleja que el sector residencial, comercial e institucional representa el 57% de la energía consumida en la ciudad.

En España se ha completado recientemente el estudio denominado “Proyecto SPAHOUSEC”, que analiza el consumo energético del sector residencial. De acuerdo con los resultados del proyecto, el reparto medio del consumo de energía en los hogares españoles, por usos, sería el siguiente:

Estructura consumo energético

Como puede apreciarse, los grandes consumidores de energía en el hogar son la calefacción y el agua caliente que, de media, suponen las dos terceras partes del gasto.

Calefacción colectiva

Los sistemas colectivos (que en España se utilizan en un millón y medio de viviendas) resultan energéticamente más eficientes que los sistemas individuales, aportando también otras importantes ventajas a la hora de producir calor doméstico como los descuentos conseguidos en el combustible, un menor coste de mantenimiento, y mayor seguridad y eficiencia.

Las calderas colectivas resultan mucho más eficientes produciendo calor y agua caliente pero una parte sustancial de esa ventaja comparativa acaba por perderse si no es posible que cada usuario consuma lo que realmente necesita y pague en función de su consumo. El método, muy habitual, de repartir el coste de los sistemas colectivos de calefacción en función del tamaño de la vivienda o los elementos de calefacción instalados desincentiva el ahorro, ya que éste no revierte económicamente en quien lo realiza.

Existen soluciones para medir la cantidad de calor suministrada a una vivienda con un sistema de calefacción colectivo y repartir los costes en consecuencia de forma fiable y ajustada a los consumos reales.

Los repartidores de costes son unos dispositivos de medición pequeños que recogen ciertos parámetros que cada cierto tiempo transforma en consumos reales, en términos de energía o económicos

Según la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA), en España, la mera instalación de un sistema de reparto de costes está dando lugar a ahorros medios superiores al 20%. El Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) añade que si el sistema de reparto de costes se complementa con un sistema que permita la regulación de temperaturas en los hogares (cabezales termostáticos o sistema equivalente) el ahorro llega a ser del orden del 30%.

Los cabezales termostáticos son aparatos que se instalan en las llaves de los radiadores, y que permiten regular de manera automatizada la emisión de calor de los radiadores, manteniendo cada estancia de nuestra vivienda a la temperatura deseada. Los cabezales termostáticos mejoran así el confort y evitan gastos de energía innecesarios.

Tomar decisiones en común

Consumir lo que necesitas y pagar lo que consumes es técnicamente viable… pero ¿cómo hacer que una comunidad de vecinos acometa los cambios necesarios? Los repartidores de coste de calefacción, los contadores individuales y otros aparatos con un cometido similar, son considerados “medidas de ahorro y eficiencia energética” a los efectos del artículo 17.3 de la Ley de Propiedad Horizontal. Esto significa que su instalación voluntaria por la comunidad de vecinos, sólo requiere el voto favorable de las tres quintas partes de los propietarios.

 

 

Quizá también te interese ...

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar