El alcalde y la ministra de Medio Ambiente firman un protocolo sobre la ejecución del Plan Nacional de Calidad de las Aguas 2007-2015

Mejorar la depuración de las aguas

21/09/2009
  • El acuerdo permitirá eliminar la materia orgánica y los nutrientes de las aguas residuales, uno de los objetivos aprobados por la Unión Europa para los próximos años
  • El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino asume la remodelación y adecuación a las nuevas exigencias de las estaciones depuradoras de Sur y Butarque
  • La ejecución de estas actuaciones ministeriales permitirá al Ayuntamiento el desmantelamiento de la depuradora más antigua de Madrid, La China
  • El Ayuntamiento remodelará y adecuara las cuatro depuradoras que no cumplen las futuras exigencias europeas: Viveros, SurOriental, Valdebebas y Rejas
  • También realizará las adaptaciones que requieran otros colectores de aguas residuales y estanques de tormentas

Galería de imágenes

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, han firmado hoy un protocolo para impulsar la ejecución del Plan de Calidad de Aguas en el municipio de Madrid

La Ciudad de Madrid dispone de uno de los sistemas de tratamiento de sus aguas residuales más avanzados del mundo. Para seguir manteniendo esta posición y adecuar el sistema de saneamiento a las nuevas exigencias del Plan de Calidad de Aguas 2007-2015, que recoge los objetivos aprobados por la Unión Europea para los próximos años, se hace imprescindible la colaboración entre administraciones. El acuerdo firmado hoy entre el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, supone un paso importante en esa dirección, ya que permitirá mejorar las Estaciones Regenadoras de Aguas Residuales (ERAR) para cumplir con el objetivo de eliminar la materia orgánica y los nutrientes de las aguas residuales y mantener en mejor estado los cauces de los ríos receptores de Madrid: Manzanares, Jarama y Tajo.

En concreto, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino asume la remodelación y adecuación a las nuevas exigencias de las estaciones depuradoras de Sur y Butarque, que representan un coste aproximado de 600

millones de euros. La ejecución de estas actuaciones permitirá al Ayuntamiento el desmantelamiento de la estación depuradora de aguas residuales más antigua de Madrid -La China-, y cumplir, de esta forma, el compromiso adquirido por el Gobierno de la ciudad en 2007, como parte de su programa electoral.

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid asume la remodelación y adecuación de las cuatro ERAR que no cumplen las futuras exigencias -Viveros, SurOriental, Valdebebas y Rejas- así como las adaptaciones que requieran otros colectores de aguas residuales y estanques de tormentas. Todo ello supone una inversión cercana a los 1.300 millones de euros, de los cuales 760 corresponden al, prácticamente, ya ejecutado Plan de Mejora de Calidad del Río Manzanares, y otros 200 al Programa de Nuevas Inversiones en Infraestructuras de Saneamiento, parcialmente sufragado por la Unión Europea.

El resto de inversiones necesarias se incluirán en los presupuestos municipales de los próximos años y serán financiadas tanto con fondos propios como con otros procedentes de las Juntas de Compensación de los futuros desarrollos urbanísticos. "Se trata, en definitiva -ha señalado el alcalde- de un acuerdo cuyos beneficios se prolongarán en el tiempo, en forma de un mejor legado medioambiental para las futuras generaciones, y en el espacio, pues, a través del río Tajo, se extienden de Madrid a Lisboa".

Madrid, referente en gestión de aguas

Madrid ha sido pionera en materia de saneamiento de aguas mediante la puesta en marcha de innovadoras iniciativas que, desde hace años, le permiten tratar y depurar el 100% de las aguas residuales e, incluso, su regeneración y reutilización. Esta vocación se reforzó a partir de 2003, cuando el Gobierno de la ciudad se comprometió a mejorar el uso de este recurso limitado.

Con ese fin, además de aprobar un plan de gestión de la demanda, una serie de medidas para afrontar épocas de sequía, o una normativa para fomentar su uso eficiente, se ha realizado un importante esfuerzo en infraestructuras hidráulicas. A los 67 millones destinados a crear una red de 150 kilómetros de conducciones de agua regenerada, de los cuales 80 ya están construidos, se añaden los 760 millones de euros del Plan de Mejora de Calidad del Río Manzanares, que incluye la puesta en marcha de 36 nuevos kilómetros de colectores y 29 estanques de tormentas.

A todo ello se suma el Programa de Nuevas Inversiones en Infraestructuras de Saneamiento, que ha comenzado a ejecutarse este mismo año, y que representa actuaciones por valor de otros 200 millones de euros, de los cuales 122 proceden de los Fondos de Cohesión. "De esta forma -indicó Ruiz-Gallardón- la Unión Europea respalda el esfuerzo que el Ayuntamiento está  desarrollando en esta materia. Unas políticas de inversión pública que, además de contribuir a reactivar la economía, permiten mejorar el medio ambiente, la calidad de vida y la competitividad de nuestra ciudad".

El esfuerzo promovido por el Gobierno de la ciudad se ha completado con una

serie de infraestructuras impulsadas por la Administración General del Estado, actualmente integradas en el sistema de saneamiento de Madrid. Es el caso de la depuradora de La Gavia, construida en terrenos municipales gracias a una inversión de 50 millones de euros aportados por la Confederación Hidrográfica del Tajo, y que fue cedida al Ayuntamiento en 2007. En esta misma línea de colaboración se inscribe el convenio en materia de agua regenerada suscrito con la Sociedad Estatal de Aguas del Tajo, y que incluye actuaciones por 34 millones de euros.

El resultado es que hoy Madrid cuenta con una red de alcantarillado de 4.450 kilómetros, con 8 estaciones regeneradoras de aguas residuales (ERAR) capaces de tratar 310 millones de metros cúbicos anuales, o con unas instalaciones de producción y distribución de agua regenerada que desde 2003 han multiplicado por 6 su capacidad de ahorro de agua potable, hasta alcanzar los 5,3 millones de hectómetros cúbicos anuales, equivalentes al consumo de una ciudad de 75.000 habitantes. "Estas infraestructuras permiten que Madrid cumpla todos los requisitos exigidos por la Unión Europea en materia de tratamiento de aguas residuales urbanas, y que no esté afectada por el procedimiento abierto contra España por su incumplimiento en otras aglomeraciones urbanas", concluyó Ruiz-Gallardón./

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar