www.madrid.es

Está en:

Prevención y control de palomas en el medio urbano

Las palomas que encontramos en nuestra ciudad pertenecen principalmente a la especie Columba livia o "paloma bravía" y se caracterizan por ser unos animales perfectamente adaptados a vivir en un entorno urbano, donde son capaces de encontrar fácilmente y aprovechar con eficacia tanto el agua como el alimento que necesitan para sobrevivir, así como los lugares que les pueden servir de refugio donde anidar, reproducirse y protegerse de las condiciones climatológicas desfavorables.

Estas características de adaptación son las que aseguran y garantizan a las palomas su "éxito" como especie habitante del medio urbano y, asimismo, explican la potencialidad como plaga de las palomas urbanas.

Precisamente este "éxito" o facilidad de las palomas para sobrevivir y proliferar en el ámbito urbano, puede ser, en ocasiones, causa de molestias para los ciudadanos (ruido, deterioro y suciedad de inmuebles, enseres, vehículos y ropa, etc por excrementos, plumas, etc.) o incluso en ciertos casos de distintos problemas relacionados con la salud pública. Algo similar ocurre con otras especies animales que también habitan en nuestras ciudades y que, por su número (densidad de población) y riesgos sanitarios asociados a su presencia, se consideran plagas urbanas potenciales. Éste es el caso de las ratas o cucarachas.

En este sentido, es muy importante tener en cuenta y subrayar que la cantidad de palomas que pueden localizarse puntualmente o habitar de forma permanente en un espacio determinado (y por tanto el riesgo de plaga), está estrechamente relacionada con la existencia en esa localización de los factores de tipo ambiental antes mencionados que, en líneas generales, se reducen a los siguientes: disponibilidad de comida, agua y refugios.

El Ayuntamiento de Madrid (Madrid Salud), consciente de los problemas que en ocasiones pueden originar las poblaciones de palomas urbanas a los madrileños, viene desarrollando una serie de actividades encaminadas a favorecer poblaciones adecuadas y, en consecuencia, minimizar las molestias y problemas ocasionados por las mismas, permitiendo una "coexistencia" adecuada y sin riesgos entre personas y palomas.

Para conseguir los objetivos perseguidos hay que señalar que es de vital importancia contar con la colaboración ciudadana , dado que es preciso la cooperación de todos para reducir o eliminar todos aquellos factores de tipo ambiental que contribuyen a la proliferación excesiva de palomas en nuestra ciudad (en esencia, la posibilidad de disponer de comida, agua y refugios).

Por tanto, para conseguir minimizar los problemas asociados a la presencia de palomas, tenemos que tener presente que se trata de un asunto en el que todos debemos colaborar y que para ello es absolutamente necesario cumplir las sencillas normas siguientes:

No alimentar a las palomas , ni de modo expreso, ni de forma indirecta depositando o acumulando residuos alimentarios en terrazas, azoteas, balcones o vía pública, incluidos los parques. Sobre este aspecto hay que tener en cuenta que las palomas, en el medio urbano, disponen de suficientes recursos alimenticios y por tanto no necesitan que se les proporcione una alimentación suplementaria . Esta es una cuestión de capital importancia para conseguir controlar la población de palomas en la ciudad y por tanto las molestias asociadas a las mismas. En relación con este asunto hay que significar que la existencia de alimento para palomas en la vía pública es por lo general causa directa de la existencia y proliferación de otros tipos de plagas (ratas e insectos) en la zona.

Así mismo, se deberá evitar la existencia de zonas encharcadas sobre todo en patios o jardines, que puedan ser foco de atracción para las palomas (baño). Es preciso tener en cuenta que el agua retenida, aparte de poder originar problemas de humedades en el inmueble, puede ser utilizada por otras plagas como bebida (ratas) o incluso como medio para su desarrollo (mosquitos, termitas, etc..).

En este sentido, en el punto 4 del articulo 11 (Normas de Convivencia) de la vigente Ordenanza Reguladora de la Tenencia y Protección de los Animales, se estipula lo siguiente: " Por razones de salud pública y protección del medio ambiente urbano, se prohíbe el suministro de alimentos a animales vagabundos o abandonados, así como a cualquier otro cuando de ellos puedan derivarse molestias, daños o focos de insalubridad....."

Evitar las posibilidades de refugio y anidación de las palomas en los inmuebles . Para ello es necesario proceder a sellar o aislar (por ejemplo con tela metálica) todas aquellas oquedades que se detecten en el edificio (huecos medianeros, ventilación de cámaras de aire bajo cubiertas, etc...), con el fin de impedir el acceso de las palomas y por tanto su anidamiento, sobre todo en buhardillas o tejados.

Es importante considerar que las palomas (como otras aves), eligen con preferencia las edificaciones humanas para refugiarse o nidificar, ya que en estos lugares suelen encontrar las condiciones propicias para ello.

También sobre este asunto, en el referido punto 4 del articulo 11 (Normas de Convivencia) de la Ordenanza Reguladora de la Tenencia y Protección de los Animales, se estipula lo siguiente: " Los propietarios de inmuebles y solares adoptarán las medidas oportunas al efecto de impedir la proliferación en ellos de especies animales asilvestradas o susceptibles de transformarse en tales......".

Adoptar medidas de protección de la edificación . En determinados casos y con el fin de evitar el acceso y/o posado (perchado) de las palomas en los inmuebles, puede ser necesario recurrir a los servicios prestados por diversas empresas especializadas, las cuales comercializan e instalan sistemas más o menos complejos diseñados específicamente para proteger de las aves a las edificaciones. Entre estos sistemas se pueden citar:

Protección de áreas de posamiento:

  • Modificación del plano de superficie de posamiento (horizontal a inclinado en ángulo de 45º.
  • Colocación de púas antipalomas.
  • Instalación de filamentos o alambres tensados.
  • Geles y pastas repelentes.
  • Estímulos visuales ahuyentadores.
  • Sistemas electrónicos de ahuyentamiento, etc...

Protección de acceso a zonas sensibles:

  • Instalación de redes.
  • Colocación de mallas protectoras, etc...

La eficacia de cada uno de estos sistemas, en cada caso, puede resultar variable, por lo tanto la solución escogida debe ser estudiada y adaptada a cada tipo de circunstancia particular .

En todos los casos, se significa que proteger una edificación o instalación de manera eficaz frente a aves-plaga puede resultar técnicamente difícil y costoso.  

Ayuntamiento de Madrid, 2011. Todos los derechos reservados