Tuñón y Mansilla ganan el concurso de Ideas para construir el Centro de Congresos mayor y más vanguardista de España

"Madrid, donde no se pone el sol"

26/04/2007
  • La propuesta consiste en un sol naciente que emerge entre los cuatro rascacielos del Paseo de la Castellana
  •  El Centro Internacional de Convenciones estará integrado dentro de un parque urbano de 62.000 metros cuadrados de superficie
  • El futuro Centro tendrá 70.000 m2 de edificabilidad y un área de exposición de 15.000 metros2
  • Al concurso se presentaron 135 propuestas, de las que seis fueron seleccionadas para la fase final
  • Madrid se ha convertido en el primer destino turístico urbano de España, con cerca de 7 millones de visitantes en 2006

Imágenes de la presentación del ganador del concurso de ideas para construir el Centro Internacional de Convenciones, acto que ha presidido el alcalde de la Ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón. Las restantes corresponden a la maqueta de esta nueva instalación y a los planos de la ubicación del futuro Centro en el paseo de la Castellana, en la antigua Ciudad Deportiva./

El equipo de arquitectos de Emilio Tuñón, Luis Moreno Mansilla y Matilde Peralta del Amo redactará el proyecto y dirigirá las obras de construcción del Centro Internacional de Convenciones de la Ciudad de Madrid, que estará situado en los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid, junto a las cuatro torres en construcción, ya convertidas en el “skyline” de la capital. Su proyecto, titulado “Madrid, donde no se pone el sol”, ha resultado ganador del Concurso de Ideas convocado por el Ayuntamiento, al que se presentaron 135 propuestas, de las que seis fueron seleccionadas para la fase final.

El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, hizo público el fallo definitivo del jurado -formado por trece miembros, entre ellos arquitectos tan reconocidos en la esfera internacional como Dominique Perrault o Carrillo Da Graça-  y destacó que  la nueva infraestructura será un hito arquitectónico para la Ciudad de Madrid.

Ruiz-Gallardón subrayó la calidad arquitectónica de las seis propuestas seleccionadas en la segunda fase del concurso de ideas: las presentadas

por los equipos de arquitectos de Emilio Tuñón y Luis Moreno Mansilla; Jesús Ulargui y Eduardo Pesquera; Juan Carlos Sancho y Sol Madridejos; y Federico Soriano y Asociados y Sener ingeniería; el equipo danés Arkitema K/S, y el portugués Nuno de Castro Montenegro. No obstante, dijo que el jurado optó por “Madrid, donde no se pone el sol” porque es un proyecto cargado de gran simbolismo y representatividad, y que contará con unos requerimientos funcionales que situarán a la ciudad en la vanguardia del turismo de congresos.

El proyecto ganador es optimista y trata de construir un nuevo sol para Madrid. En palabras de los autores es “un sol de poniente, detenido desde el optimismo de saber que Madrid es una ciudad que vive, trabaja y se divierte a todas las horas del día, una ciudad donde no se pone el sol”.

El conjunto propuesto para el Centro Internacional de Convenciones se organiza como una gran estructura luminosa de diferentes plantas, apiladas dentro de una gran torre circular, un gran sol artificial que iluminará la ciudad. El edificio se construye entre dos grandes superficies de forma circular, abiertas a naciente y a poniente. Estos dos círculos aumentan su tamaño hasta construir dos grandes crujías, donde se alojan los elementos de servicios y de comunicación vertical: ascensores, escaleras mecánicas y escaleras de evacuación.

Entre las dos crujías de comunicaciones verticales del proyecto “Madrid, donde no se pone el sol” se proyecta un conjunto de grandes espacios flexibles que permiten resolver el complejo programa del centro. La planta de acceso se organiza con un gran vestíbulo de 60 metros de altura, que da acceso directo a los sistemas de comunicación vertical, y el auditorio principal que, con un aforo de 3.500 plazas, puede ser ampliado hasta 5.000.

Emilio Tuñón y Luis Moreno Mansilla son profesores titulares del departamento de proyectos arquitectónicos de la Escuela de Arquitectura de Madrid. Han sido profesores en numerosas universidades, entre las que se pueden destacar la Graduate School of Design de Harvard, Ecole Polytechnique Fédérale de Lausanne, la Nueva Escuela de Arquitectura de Puerto Rico y la Städelschule de Frankfurt.

Tuñón y Mansilla han sido ganadores, entre otros, de los siguientes concursos: Centro de Arte Fundación Helga de Alvear, de Cáceres (2005), Ayuntamiento de Lalín (2004), Plan Director del área de Valbuena, en Logroño (2003), Biblioteca en la calle los artistas en Madrid (2003), Museo

de Cantabria (2002), Museo de las Colecciones Reales (2002), Museo de los Sanfermines (2001), Centro de cultura contemporánea, de Brescia (2000), Museo de Bellas Artes de Castellón (1990), Auditorio de la ciudad de León (1996), Centro Cultural de la Comunidad de Madrid en la antigua

fábrica El Águila (1995). Hoy mismo son premiados en Bruselas con el prestigioso galardón Mies Van der Rohe 2007, por el proyecto del MUSAC de Castilla y León. También han recibido los siguientes premios: Premio VIA 2006, Premio Enor 2005, Premio Nacional de Arquitectura Española 2003 por el Auditorio de la Ciudad de León, Premio COAM 2003, Premio FAD 2001, Premio COACV 2000, Premio Obra Excelente 2000, Premio Fundación CEOE 1997 y Premio Architecti 1996.

Equipamiento singular
En la presentación del proyecto ganador, el alcalde subrayó que Madrid se ha convertido en el primer destino turístico urbano de España, con cerca de 7 millones de visitantes en 2006 (2 millones más que en el año 2003) y que el turismo representa un 10 por 100 del PIB de la ciudad y ofrece empleo al 9 por 100 de la población. En este nuevo equipamiento singular, destacó Ruiz-Gallardón, la ciudad se posiciona estratégicamente en el plano internacional, en línea con la política desarrollada por el Ayuntamiento en la presente legislatura, que se potenciará si los ciudadanos confían en su proyecto en las próximas elecciones municipales con un “Plan Integral de Turismo de reuniones”, del cual este proyecto constituye uno de sus ejes principales. 
Asimismo, indicó Ruiz-Gallardón, con este proyecto el Gobierno municipal se hace eco de las demandas realizadas por las asociaciones empresariales (CEIM) y los expertos madrileños, en colaboración con el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid; todo ello, con el objetivo de que Madrid cuente con el mayor y más completo Centro Internacional de Congresos de España.

El futuro Centro Internacional de Convenciones, de 70.000 metros cuadrados de edificabilidad y un área de exposición de 15.000 metros cuadrados, aumentará la capacidad de captación de grandes congresos internacionales y reforzará la posición estratégica de la capital en el sector del turismo de negocios.

El edificio contará con un auditorio principal, para 3.000-3.500 personas, y otros dos menores con capacidad para 1.200-1.500 y 800-1.000 personas. Los tres deberán poder funcionar al mismo tiempo y el mayor contará con la posibilidad de ampliar el aforo hasta 5.000 personas. La versatilidad será una de las características principales del edificio, que contará con sala de prensa, área de catering, sala VIP, almacenes y todos los servicios necesarios para desarrollar un evento.

El Centro Internacional de Convenciones se integrará en un parque urbano de 62.000 metros cuadrados de superficie, de excelente accesibilidad  tanto a pie como en transporte público. Este proyecto es fruto del convenio de colaboración suscrito entre el Ayuntamiento de Madrid, el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) y Madrid Espacios y Congresos que es la empresa que ha convocado el concurso. /

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar