Moratoria hipotecaria

Moratoria hipotecaria

Una moratoria de hipotecas es un aplazamiento de los pagos de la hipoteca durante un período de tiempo. En el caso de la moratoria aprobada por el Gobierno con motivo de la crisis sanitaria, ese plazo será hasta el 29 de septiembre de 2020.

Puedes solicitar la moratoria para cualquiera de estos supuestos:

  1. Para tu vivienda habitual.
  2. Para tu local u oficina (por ejemplo, si eres un autónomo/a o un profesional).
  3. Para una vivienda que tengas alquilada y sobre la que no estés cobrando la renta.
  4. También si eres el avalista o fiador de una persona con deuda hipotecaria, en las mismas condiciones.

Plazo: hasta el 29 de septiembre de 2020 puedes solicitar su aplazamiento

Debes encontrarte en situación de vulnerabilidad económica a raíz de la crisis sanitaria.

Además, debes cumplir las siguientes condiciones:

1. Que la cuota hipotecaria más los gastos y suministros básicos sea igual o superior al 35% de los ingresos netos que reciba la unidad familiar.
Los gastos y suministros básicos incluyen: electricidad, gas, gasoil para calefacción, agua corriente, servicios de telecomunicación fija y móvil y contribuciones a la comunidad de propietarios.


.2 Que la unidad familiar haya sufrido una “alteración sustancial de sus circunstancias económicas en términos de esfuerzo de acceso a la vivienda”, es decir, que el esfuerzo que le supone la vivienda (las cuotas hipotecarias) se haya multiplicado al menos por 1,3.
* La Comunidad Autónoma puede establecer algún criterio adicional más favorable o ampliar los supuestos de vulnerabilidad.

Para pedir la moratoria de hipotecas por el coronavirus, tendrás que dirigirte a tu banco y presentar una serie de documentos que certifiquen que cumples con los requisitos previstos por ley
1. Debes presentar la solicitud de la moratoria al acreedor hipotecario junto con los documentos.
2. La entidad acreedora deberá implementar la moratoria en un plazo máximo de 15 días, y comunicará al Banco de España su existencia y duración.
3. La moratoria implica:
i. La suspensión de la deuda hipotecaria durante el plazo estipulado.
ii. La inaplicación durante la moratoria de la cláusula de vencimiento anticipado que conste en el contrato de hipoteca.
iii. Durante el periodo de vigencia de la moratoria, la entidad acreedora no podrá exigir el pago de la cuota hipotecaria, ni de ninguno de los conceptos que la integran (capital e intereses), ni íntegramente ni en un porcentaje. Tampoco se devengarán intereses.
iv. Igualmente, no se permitirá la aplicación de intereses moratorios durante el período de vigencia de la moratoria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar