Medidas aprobadas en relación a los contratos de suministros

Medidas aprobadas en relación a los contratos de suministros

Las empresas y los autónomos, siempre que en este último caso acrediten tal condición mediante su alta en el RETA, que sean titulares de puntos de suministro de electricidad, de forma excepcional durante la vigencia del estado de alarma, pueden suspender temporalmente o modificar sus contratos de suministros, o las prórrogas de dichos contratos, con el objetivo de adaptar éstos a sus nuevas pautas de consumo sin que, por ello, se les aplique ninguna penalización; además, pueden solicitar el cambio de peaje de acceso y el ajuste de la potencia contratada al alza o a la baja, sin coste alguno.

Finalizado el estado de alarma, en el plazo de tres meses, los autónomos y empresas que hubieran solicitado la suspensión de los contratos de suministro de electricidad podrán solicitar su reactivación.

En el mismo plazo, si se hubiera solicitado la modificación del contrato o la modificación de los parámetros técnicos de peaje y potencia, se podrá solicitar una nueva modificación también sin coste ni penalización.

Las reactivaciones del contrato de suministro y las modificaciones de los contratos anteriormente señaladas se realizarán en el plazo máximo de cinco días naturales y sin que proceda la repercusión de coste alguno sobre el consumidor.

Las empresas y los autónomos, siempre que en este último caso acrediten tal condición mediante su alta en el RETA, que sean titulares de puntos de suministro de gas natural, de forma excepcional durante la vigencia del estado de alarma, pueden solicitar a su comercializador la modificación del caudal diario contratado, la inclusión en un escalón de peaje correspondiente a un consumo anual inferior o la suspensión temporal del contrato de suministro sin coste alguno para él.

Todos los ahorros derivados de los menores pagos de peajes consecuencia de la aplicación de las medidas anteriores deberán ser repercutidos íntegramente por el comercializador al titular del punto de suministro.

Terminado el estado de alarma, en el plazo de tres meses, el titular del punto de suministro que haya pedido la modificación de la capacidad contratada o del escalón del peaje de acceso podrá pedir el incremento de caudal o cambio de escalón de peajes correspondiente.

La nueva activación del contrato se hará en el plazo máximo de cinco días naturales y no conllevará el abono de derechos de alta o de acometida, salvo que sea necesario realizar una puesta en servicio, consecuencia de un cierre previo y puesta en seguridad de la instalación.

Sí, es posible.

De manera excepcional y durante el tiempo que dure el estado de alarma, los puntos de suministro de energía eléctrica, gas natural, gases manufacturados y gases licuados del petróleo por canalización, de los que sean titulares los autónomo dados de alta en el RETA y pequeñas y medianas empresas, podrán pedir, por medios que no supongan desplazamiento físico, a su comercializador o a su distribuidor, la suspensión del pago de las facturas que correspondan a periodos de facturación que contengan días integrados en el estado de alarma, incluyendo todos sus conceptos de facturación.

En la solicitud de los consumidores tienen que  aparecer identificados el titular del punto de suministro y el Código Universal de Punto de suministro (CUPS).

Terminado el estado de alarma, las cantidades adeudadas se regularizarán a partes iguales en las facturas emitidas por las comercializadoras de electricidad y gas natural y las distribuidoras de gases manufacturados y gases licuados del petróleo por canalización, correspondientes a los periodos de facturación en los que se integren los siguientes seis meses. Los autónomos y empresas que soliciten la suspensión de la facturación no podrán cambiar de comercializadora de electricidad o gas natural, según el caso, mientras no se haya completado dicha regularización.

Si eres trabajador autónomo con cese de actividad o has visto reducida la facturación como consecuencia del COVID-19 tienes derecho a percibir el bono social en la factura de energía eléctrica destinado a la vivienda habitual,  de manera excepcional y temporal, siempre que seas considerado “consumidor vulnerable”.

Consumidor vulnerable es aquel que haya cesado su actividad o hayan visto reducida su facturación en, al menos, un 75 por ciento en relación con el promedio de facturación del semestre anterior.

La condición de consumidor vulnerable, se extinguirá cuando dejen de concurrir las circunstancias referidas, estando obligado el consumidor a comunicar este hecho al comercializador de referencia.

Formulario de solicitud: Anexo IV del  Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar