Animales domésticos. Prevención de la rabia

La rabia es una enfermedad infecciosa de amplia distribución mundial, que afecta al ser humano y a un gran número de animales (mamíferos), y que está causada por un virus que afecta al sistema nervioso central.

En la mayor parte de los casos, la enfermedad se transmite a través de las heridas producidas por una mordedura (a partir de la saliva de animales infectados), aunque están descritas otras vías de contagio como el contacto de saliva infectada con mucosas y, de forma mucho menos frecuente, los aerosoles (en cuevas en las que habite un elevado número de murciélagos infectados) y el transplante de órganos.

 La principal especie animal implicada en el ciclo de la rabia es el perro, aunque en distintas áreas geográficas del mundo pueden intervenir otras especies (mapaches, zorros, chacales, murciélagos hematófagos, etc.).

Es considerada como una de las enfermedades transmitidas por animales más importantes debido a que en ausencia de tratamiento conduce a la muerte. En muchos países es un relevante problema de salud pública que ocasiona un elevado número de muertes cada año. En Europa, a pesar de que en la mayoría de países está prácticamente erradicada, aún se siguen declarando algunos casos en animales, e incluso en humanos.

España es considerada un país libre de rabia de mamíferos terrestres desde el año 1978. Únicamente las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, debido a su localización geográfica próxima a zonas en las que existe la enfermedad (Marruecos), presentan esporádicamente casos importados de rabia en perros que se controlan gracias al dispositivo sanitario dispuesto para esas situaciones.

En España, como en el resto de Europa, se ha detectado presencia de virus de la rabia en algunas especies de murciélagos insectívoros. El riesgo de transmisión por estos animales es muy bajo, pero debe evitarse cualquier manipulación de estos animales, en particular de aquellos individuos con comportamiento extraño o que no puedan volar. Esta precaución ha de transmitirse especialmente a los niños/as.

En la actualidad puede existir el riesgo de reaparición de la enfermedad en nuestro país a través de la introducción no controlada de animales procedentes del norte de África que pueden encontrarse en período de incubación, circunstancia que se ve facilitada por el elevado tránsito de personas y vehículos (turistas, trabajadores/as, etc.) que cada año atraviesan la península en dirección a distintos puntos de nuestro país, o al resto de Europa.

Medidas de prevención

No recoger animales vagabundos o abandonados en países afectados por esta enfermedad, ni introducir en España, de forma ilegal o no controlada, animales adquiridos sin las correspondientes garantías sanitarias. Cumplir la normativa sanitaria europea en materia de circulación de animales de compañía.

No manipular murciélagos, y en caso de sospecha de mordedura por uno de estos animales, acudir inmediatamente al médico/a. Si es posible, llevar el murciélago implicado a los servicios veterinarios oficiales para su análisis.

Vacunación antirrábica de los animales de compañía. En la Comunidad de Madrid tiene carácter obligatorio y ha de aplicarse con periodicidad anual en los perros, y recomendándose también en gatos y hurones.

Someter a control antirrábico, con carácter inmediato, a todo animal que haya mordido a una persona o a otro animal. Consultar a su veterinario/a en caso de duda.

En caso de sufrir una mordedura han de adoptarse las siguientes medidas:

  • Lavar inmediatamente la herida con agua y jabón, aplicar un desinfectante (alcohol etílico 40-70% y tintura o solución acuosa yodada 10%) y acudir a su médico/a. En el caso del Ayuntamiento de Madrid puede dirigirse al Servicio de Inmunoprofilaxis de la Rabia Humana(ver enlace anexo).
  • Contactar con el/la propietario/a del animal agresor al objeto de recabar los datos necesarios para que el animal pueda ser sometido a observación antirrábica por los servicios veterinarios oficiales. En el caso del Ayuntamiento de Madrid, se remitirán al Centro de Protección Animal (ver enlace anexo).

Si va a viajar a países en los que existe la enfermedad, consultar la posibilidad de vacunarse previamente. En el Ayuntamiento de Madrid puede dirigirse al Servicio de Inmunoprofilaxis de la Rabia Humana (ver enlace anexo).

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar