Gallardón entrega, en el Día Internacional de la Mujer, el Premio Clara Campoamor a Mabel Pérez-Serrano

Casi 150.000 mujeres se han incorporado al mercado laboral en Madrid desde 2003

08/03/2007
  • Ruiz-Gallardón se compromete a profundizar en las políticas de igualdad promovidas por el Ayuntamiento de Madrid, y no sólo en el ámbito laboral
  • El alcalde subraya el esfuerzo de Mabel Pérez-Serrano, que en plena transición trabajó para facilitar la emancipación social de la mujer
  • La Ciudad promueve la igualdad de género a través del II Plan de Igualdad de Oportunidades 2006-2009, que incluye 122 medidas que implican a todas las Áreas de Gobierno
  • El Gobierno de la Ciudad ha hecho suyo el reto de acabar con las desigualdades, ha dicho el alcalde, que ha definido el papel de las mujeres como “esencial en cualquier proyecto de progreso”

Galería de imágenes

Ruiz-Gallardón ha destacado, en el Día Internacional de la Mujer, el valor esencial que para el Ayuntamiento tiene este colectivo en cualquier proyecto de progreso. Por este motivo, el alcalde ha entregado la segunda edición del Premio Clara Campoamor a Mabel Pérez-Serrano, “cuya actitud solidaria y conciliadora siempre ha estado al servicio de la igualdad”.

Según datos de la Encuesta de Población Activa, en el segundo trimestre de 2003 en Madrid había 568.900 mujeres ocupadas, mientras que en el cuarto trimestre de 2006 eran 718.700. Estas cifras revelan que, a fecha de hoy, “en Madrid hay 150.000 mujeres más que desarrollan una actividad laboral que cuando asumimos las responsabilidades de Gobierno. Un incremento del 26,3% que nos anima a profundizar en las políticas de igualdad que promovemos en todos los ámbitos, más allá del laboral”.

El alcalde de la Ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón, ha querido conmemorar el Día Internacional de la Mujer destacando el valor esencial que para el Ayuntamiento tiene este colectivo en cualquier proyecto de progreso. Por este motivo, Ruiz-Gallardón ha entregado la segunda edición del Premio Clara Campoamor a Mabel Pérez-Serrano, “cuya actitud solidaria y conciliadora siempre ha estado al servicio de la igualdad”.

Pérez-Serrano, continuó, fue una de las primeras mujeres que, en plena transición y desde puestos de responsabilidad en la Administración, promovió políticas activas para facilitar la emancipación social de la mujer.

Desafío por la igualdad
“Una de las premisas”, dijo el alcalde,  “que debe cumplir cualquier ciudad para continuar siendo un espacio de progreso es aprovechar el activo más valioso que posee: sus ciudadanos, y su forma de organizarse y relacionarse”. Un capital social que debe ser enriquecido desde las administraciones para conformar una sociedad civil fuerte, dinámica y emprendedora.

Pero esto sólo se hará realidad “si conseguimos que todos sus miembros participen plenamente de la misma”, argumentó Ruiz-Gallardón, para quien “la mujer es esencial en cualquier proyecto de progreso. Cada vez que, por los motivos que sea, se ve obligada a renunciar a participar o alcanzar alguna meta, ése capital social se ve reducido y privado de parte de su potencial”. Acabar con las desigualdades es el “desafío” que ha hecho suyo el Gobierno de la Ciudad.

Hace 30 años que Naciones Unidas declaró el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer, un momento en el que España se disponía a iniciar una nueva etapa marcada por una Constitución que reconoce la igualdad entre hombres y mujeres.

Ruiz-Gallardón constató que ese era sólo el punto de partida “de un proceso irreversible que ha liderado Madrid desde entonces hasta conseguir que la mujer esté plenamente integrada en todos los procesos educativos y en todas las profesiones, si bien siguen existiendo barreras en diversos campos, como el acceso a puestos de responsabilidad, o la conciliación de la vida laboral y familiar”.

Por eso el Gobierno de la Ciudad de Madrid continuará trabajando para  ampliar esa igualdad efectiva de oportunidades y evitar cualquier discriminación o causa de exclusión social. Otro reto pendiente, añadió el alcalde, es la erradicación de cualquier forma de violencia contra las mujeres, “un comportamiento que esta ciudad combate activamente”.  

Premio Clara Campoamor

En Madrid, sin embargo, prevalece el respeto mutuo en las relaciones sociales, “de forma que todos nos enriquecemos de los múltiples papeles que asume cada una de las mujeres de esta ciudad, ya sea como madres, hijas, hermanas, esposas, compañeras o amigas”.

El Gobierno de la Ciudad impulsa una intensa actividad, apuntó Ruiz-Gallardón, para trasladar la igualdad jurídica a la igualdad real, en la que desempeñan un papel esencial las propias mujeres, ya sea a título individual o a través de asociaciones. “Ellas son las que han removido y despertado la conciencia del conjunto de la sociedad”, y esa es la labor que el Ayuntamiento de Madrid quiere reconocer a través del Premio Clara Campoamor, creado el pasado año.

La segunda edición de este galardón ha recaído en Mabel Pérez-Serrano, “cuya trayectoria profesional se puede resumir en su constante aportación al avance en la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres”. El alcalde afirmó que con este premio el Ayuntamiento “quiere reconocer en Mabel Pérez-Serrano a todas aquellas mujeres que, ya sea desde la actividad pública o desde el silencio, han contribuido no sólo a la recuperación de las libertades en España, sino también a que no permanezcamos indiferentes ante cualquier situación en que la mujer tiene que desistir de un proyecto, por el hecho mismo de ser mujer”.

Año Europeo de la Igualdad de Oportunidades

El Ayuntamiento de Madrid se ha adherido al Año Europeo de la Igualdad de Oportunidades para Todos, una buena oportunidad para reflexionar sobre las estrategias que pongan fin a la discriminación y alcanzar los objetivos que nos acerquen a esa igualdad. Entre estos propósitos, manifestó Ruiz-Gallardón, figura una  mayor representación de la mujer en los procesos de toma de decisiones, la lucha contra la explotación sexual, la misma remuneración para una misma actividad, o la conciliación del ámbito laboral con la vida familiar.

“La igualdad de género -argumentó- ha pasado a ser considerada un valor común de la Unión como una condición necesaria para que todos los países que la integran alcancen un mayor crecimiento, generen más empleo e incrementen su cohesión social”. Unos fines que el Ayuntamiento comparte plenamente y que, como Administración más cercana a los ciudadanos, promueve directamente a través del Segundo Plan de Igualdad de Oportunidades 2006-2009, que incluye 122 medidas que implican a todas las Áreas de Gobierno.

Sin embargo, todas estas iniciativas “no bastan”, ya que “somos todos los ciudadanos los que debemos asumir, actuando en consecuencia, que la igualdad de género es un objetivo irrenunciable en sí mismo, que entre todos, tanto en la esfera personal como profesional, debemos hacer posible”./

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar