La ciudad cumple la normativa europea sobre emisiones contaminantes, excepto en el caso del NO2, que se ha reducido un 11,5% desde 2003

La calidad del aire, una apuesta municipal constante

03/02/2011
  • En el resto de los contaminantes (partículas en suspensión, monóxido de carbono, dióxido de azufre y benceno) los descensos oscilan entre el 29,4  de las partículas en suspensión inferiores a 2,5 micras hasta el 42% del monóxido de carbono
  • Madrid ya trabaja en la elaboración de un nuevo plan 2010-2015 de calidad del aire para conseguir el cumplimiento de los valores límite de dióxido de nitrógeno en el menor plazo posible

Galería de imágenes

Distintos momento de la rueda de prensa, celebrada tras la Junta de Gobierno, en la que el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, ha dado cuenta de los acuerdos adoptados en la sesión de hoy.

Desde que en 2003 llegara a la Alcaldía, Alberto Ruiz-Gallardón,  la Ciudad de Madrid ha reducido los niveles de todos los contaminantes y cumple todos los parámetros del aire que marca la Directiva europea 50/2008, a excepción del referido al dióxido de nitrógeno, fijado en 40 microgramos/m3 de media anual. Aún así, este parámetro ha registrado un descenso notable en los últimos siete años, pasando de los 52 microgramos /m3 de 2003 a los 46 que actualmente recoge la red, lo que significa un 11,5% menos.

Los datos los ha dado hoy en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón. En el caso del resto de los contaminantes (partículas en suspensión, monóxido de carbono, dióxido de azufre y benceno) la ciudad cumple ampliamente con las estipulaciones  de la normativa europea. "Ahora tenemos una calidad del aire mejor que la que Madrid ha tenido nunca", aseguró.

La capital, ha recordado Ruiz-Gallardón, ha sido la primera ciudad española en adaptar su Red de Vigilancia de la Calidad del Aire a los criterios establecidos por la UE. "Cumplimos todos los parámetros que marca la normativa menos los relativos a dióxido de nitrógeno", reconoció el alcalde al tiempo que recordaba que la propia UE, consciente de la necesidad de adaptación de las ciudades a estos nuevos criterios, establece un período de ampliación hasta el año 2015, moratoria que pueden solicitar las ciudades a partir de 2011. "Todo parece indicar -afirmó- que la mayoría de los Estados miembro presentarán este año sus peticiones de aplazamiento".

En el caso de Madrid, Ruiz-Gallardón confirmó que ya se está trabajando en la evaluación de las medidas puestas en marcha en estos años y en la elaboración de un nuevo plan 2010-2015 con nuevas iniciativas para conseguir el cumplimiento de los valores límite de dióxido de nitrógeno en el menor plazo posible, "condición necesaria para solicitar la prórroga prevista en la Directiva".

Para la adaptación a la normativa europea el Gobierno municipal ya contó con los estudios realizados por las universidades Politécnica y de Alcalá de Henares y sometió el nuevo diseño de la red a información pública. En dicho período tanto el Ministerio de Medio Ambiente como la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad, manifestaron su conformidad técnica.

Por el contrario, el alcalde sí acusó al Gobierno de la nación del incumplimiento de sus compromisos en este ámbito y citó como ejemplo que no haya elaborado la Ley de Movilidad Sostenible, contemplada en la Ley  34/2007 sobre calidad del aire, y la ausencia de medidas fiscales. "El Gobierno -ha dicho- está anticuado porque sus medidas fiscales se basan en el COmientas que el principal problema que presentan todas las ciudades europeas es el NO2, cuyo principal fuente de emisión son los vehículos diesel, favorecidos en las políticas fiscales del Gobierno de España"

Desglose de contaminantes

El alcalde ha explicado detalladamente el descenso operado en los diferentes contaminantes. En el caso de las partículas en suspensión tipo PM10 (inferiores a 10 micras), donde el límite está fijado en 40 microgramos, la Ciudad de Madrid registró, en 2003, 35  microgramos en la estación más contaminada, y en 2010 no se ha llegado ni a 30 microgramos.  Es decir, en la estación más contaminada se ha reducido un 15%.

En el caso de las partículas en suspensión inferiores a 2,5 micras (PM2.5), donde el límite está fijado en 25 microgramos, la Ciudad de Madrid ha operado un descenso de 29,4%, pasando de 16 microgramos de media anual en 2003 a los 12,2 de 2010.

En cuando al monóxido de carbono, el descenso ha sido aún mayor, llegando al 42% en los últimos siete años. Con el límite en 10 miligramos por metro cúbico, la Ciudad de Madrid registró en 2010 un nivel de 0,36 miligramos, cuando en 2003 la media anual era de 0,62.

El dióxido de azufre ha disminuido desde 2003 un 18%. Mientras que el límite está fijado en 125 microgramos, en 2010 no se llegó a los 10, cuando en 2003 la media anual era de 12.

Finalmente en cuanto al benceno, donde el límite legal es de 5 microgramos, la capital registró el año pasado 0,74 microgramos, mientras que en 2003 se alcanzaban los 1,16 microgramos, lo que representa un descenso del 36%.

Trabajo constante

Los descensos registrados son fruto de una apuesta constante por mejorar la calidad del aire de la Ciudad de Madrid. Desde 2003, se han adoptado numerosas medidas entre las que destacan la reforma de la M30, la promoción de zonas peatonales, la innovación en la coordinación del tráfico o la renovación verde de la flota de vehículos de los servicios municipales, unidas a los convenios con el sector del taxi para introducir combustibles no contaminantes, los incentivos fiscales para vehículos menos contaminantes, la modificación y ampliación del Servicio de Estacionamiento Regulado y el fomento del transporte público.

Junto a todas estas medidas, desde el Ayuntamiento se han implementado otras acciones que tratan de combatir la contaminación producida por fuentes distintas al tráfico. Entre ellas, el uso de energías renovables, que ya aportan el 6% de la electricidad consumida en la ciudad, las ayudas para la sustitución de calderas de carbón, o la aplicación de avances tecnológicos en la gestión de residuos.

Hoy se circula por Madrid mejor que hace cuatro años. No sólo ha aumentado la velocidad media de circulación sino que además ha estado acompañada de una disminución de la intensidad media del tráfico en el conjunto de la urbe, que en un solo año ha registrado un descenso superior a los 100.000 vehículos diarios, o, lo que es lo mismo, que por Madrid circulen un 4,4% menos de vehículos, y hasta un 6,6% en el interior del primer cinturón. /

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar