Exterior

De las dos ermitas, la más próxima a la glorieta de San Vicente es la original del siglo XVIII. El edificio, de pequeñas y elegantes proporciones, fue diseñado en el gusto neoclásico por Felipe Fontana (1744-1800), arquitecto italiano al servicio del rey. Se compone de un solo cuerpo,  dependencias auxiliares laterales y una gran cúpula central con linterna. Este clasicismo está presente también en la fachada, adornada con pilastras resaltadas y un gran frontón triangular.

La réplica moderna fue construida por Juan Moya en 1928, y es donde tienen lugar hoy los servicios parroquiales.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar