Historia del Jardín del Templo de Debod

Los Jardines del Templo de Debod, inaugurados en 1970, se diseñaron para albergar al templo egipcio regalado a España, en agradecimiento por su participación para la salvaguarda de los restos arqueológicos afectados por la construcción de la nueva presa de Assuán.

La instalación se llevó a cabo en el mismo emplazamiento ocupado por el antiguo Cuartel de la Montaña de Príncipe Pío, muy cerca del lugar donde muchos madrileños murieron fusilados el 3 de mayo de 1808 por las tropas francesas al inicio de la Guerra de la Independencia.

El templo de Debod procede de una zona desértica de la Baja Nubia, al sur de Egipto. Allí, entre el año 200 y 180 a. de C. , Adjalamani, rey de Meroe, ordenó la construcción de esta capilla dedicada al dios Amón. Durante los siguientes siglos se le añadieron estancias e inscripciones hasta que fue cerrado y abandonado en el siglo VI. En 1907 la construcción de la presa de Asuán hizo que el templo fuera engullido por las aguas del río nueve meses al año. Las obras de otra presa en los años 60 supusieron un peligro definitivo de inmersión. Este hecho motivó su traslado y el de otros importantes restos unos metros hacia el interior. Así, en 1959, un equipo español colaboró en el despiece del templo de Abu Simbel. El Gobierno egipcio decidió entonces donar a los países que habían participado en aquella monumental campaña cinco templos, entre ellos el de Debod. En 1968 se concedió la petición española y el templo fue llevado por partes desde su ubicación hasta Madrid unos años después.

Información relacionada

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar