José Fernández, concejal de Centro, ha recogido hoy, en nombre del alcalde y de los madrileños, este reconocimiento de manos del alcalde del municipio alicantino

Crevillente concede a Madrid la medalla conmemorativa del 75 aniversario del fallecimiento de Benlliure

22/09/2022
  • La ortogan el Ayuntamiento y la Federación de la Hermandad de Cofradías de Semana Santa de Crevillente, municipio fuertemente ligado a la obra del escultor valenciano
  • Su entrega se ha realizado durante la presentación del Año Benlliure, organizado por Crevillene, en la sede de la Asociación Española de Pintores y Escultores, de la que Benlliure fue fundador

Galería de imágenes

José Fernández, concejal del distrito de Centro, ha recibido hoy en nombre del Ayuntamiento de Madrid la medalla conmemorativa del 75 aniversario del fallecimiento de Mariano Benlliure, concedida por el Ayuntamiento de Crevillente y la Federación de la Hermandad de Cofradías de Semana Santa de este municipio alicantino, muy ligado a la vida y obra del escultor valenciano, considerado como el último gran maestro del realismo.

La medalla ha sido entregada por el alcalde de Crevillente, José Manuel Penalva, durante la presentación en nuestra ciudad del Año Benlliure, organizado por el ayuntamiento del municipio alicantino y presentado en la sede de la Asociación Española de Pintores y Escultores, presidida actualmente por José Gabriel Astudillo y de la que fue fundador el propio Benlliure.  Al acto han asistido también José Antonio Maciá Ruiz, presidente de la Federación de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa de Crevillent, así como representantes de distintas instituciones de la Comunidad Valenciana.

Fernandez agradeció en nombre del alcalde, José Luis Martínez Almeida, y de todos los madrileños este reconocimiento a una ciudad, cuyo “paisaje urbano no se entiende sin Benlliure”. Una ciudad en la que el escultor y pintor fallecería hace 75 años en su casa estudio de la calle de José Abascal, y que ha visto “enriquecido su ornato monumental, con numerosas obras del escultor a lo largo de calles, parques históricos y plazas”.

Todas esas obras -desde el icónico conjunto arquitectónico y escultórico de Alfonso XII, hasta la del teniente Ruiz en la plaza del Rey- son claves para entender “la fisonomía de Madrid de finales del siglo XIX y principios del XX.  Por ello, aprovechando esta conmemoración, el Ayuntamiento de Madrid está llevando a cabo un exhaustivo programa de limpieza y restauración de los monumentos de titularidad municipal obra de Benlliure”, recordó Fernández, al tiempo que repasaba algunas de las actuaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Madrid para conmemorar el 75 aniversario de su fallecimiento.

Entre esas actuaciones, Fernández destacó el ciclo de conferencias en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; los conciertos veraniegos “que nos ha trasladado a las noches de los años 20 y 30 del siglo pasado”, los itinerarios guiados por sus monumentos, y otras actividades gratuitas diseñadas exclusivamente para los niños y sus familias. Ha sido la contribución de Madrid, como ahora es la de Crevillente, “para profundizar y difundir la obra y la vida de uno de los escultores más universales del siglo XIX”, subrayó el concejal.

Benlliure en Crevillente

La conmemoración del Año Benlliure por parte del municipio alicantino se debe a la intensa relación que tuvo con el escultor valenciano y que se inició en la década de los años 40 del pasado siglo, cuando Benlliure realizó la talla de Nuestro Padre Jesús Nazareno, desaparecida durante la Guerra Civil, y que volvió a procesionar por las calles del municipio en la Semana Santa de 1944. A esa primera obra, le siguieron otras más como Las Tres Marías y San Juan, el Santísimo Cristo de Difuntos y Ánimas y el Santísimo Cristo Yacente. Y una de las imágenes más carismáticas que procesionaban por las calles de Crevillente, La Dolorosa.

Actualmente existen en Crevillente dos imágenes más firmadas por Benlliure: San Juan de la Tercera Palabra en la Cruz, un paso terminado en 1947 que no se incorporaría a la Semana Santa crevillentina hasta 1962, y otro grupo procesional realizado el mismo año de su muerte, 1947: la Entrada de Jesús en Jerusalén.

Esa provechosa relación se tradujo también en la apertura del Museo Benlliure que reúne una importante colección de sus obras. /

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar