Mariano Fuentes, Paloma García Romero y Álvaro González informan a la oposición sobre su acción de gobierno en las tres primeras semanas de confinamiento

Desarrollo Urbano, Obras y Equipamientos y Vivienda siguen con los trámites durante la crisis de COVID-19 para agilizar la recuperación

07/04/2020
  • En este periodo se han otorgado licencias de primera ocupación para más de 200 viviendas, además de las licencias definitivas para torre Caleido o Canalejas
  • Más de un centenar de obras municipales permanecen paralizadas, tal y como venía reclamando el Ayuntamiento, para evitar nuevos contagios
  • La Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) ha aprobado una moratoria para el pago del alquiler a sus casi 5.700 inquilinos

El delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes; la delegada de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero; y el concejal delegado de Vivienda, Álvaro González, han mantenido esta tarde una videoconferencia con los portavoces de los grupos municipales de la comisión del ramo para informarles sobre la acción de gobierno de estas áreas durante la crisis de COVID-19.

Caleido y Canalejas obtienen sus licencias

Dentro de las líneas estratégicas que el delegado del Área de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, se marcó al inicio del mandato estaba la modernización y la digitalización de la administración bajo la premisa de que el Ayuntamiento debe ser un agente facilitador y no un obstáculo para la ciudadanía. El esfuerzo realizado estos meses atrás en esta línea ha permitido que, al decretase el estado de alarma por la crisis sanitaria, la organización del teletrabajo haya sido muy ágil. En total son 565 personas las que están realizando funciones de manera telemática (el 73 % de la plantilla) y la gestión administrativa se mantiene en gran medida.

 Según ha indicado Fuentes, en estas tres semanas de confinamiento, se han llevado a cabo acciones centradas tanto en el ahora, para ayudar en la medida de lo posible a evitar riesgos por el coronavirus, como en el día después, pensando en la recuperación de la ciudad. Entre estas últimas, destacan la concesión de licencias de primera ocupación y funcionamiento para más de 200 viviendas, algunas de ellas muy esperadas como las del barrio de El Cañaveral, así como la concesión de licencias para la construcción de otras 998 con el fin de aumentar la oferta y facilitar a los habitantes de Madrid el acceso a una vivienda, algo que en los últimos años se ha convertido en uno de los principales problemas de los ciudadanos.

Licencias de actividad

En cuanto a las licencias de actividades, se han firmado más de 600 resoluciones, un trabajo que permitirá a los establecimientos recuperar el ritmo con mayor rapidez cuando vuelva la normalidad.

 También se han logrado algunos hitos importantes de cara al Madrid del futuro. Así, se ha otorgado la licencia para la primera fase de ampliación de IFEMA; se ha concedido la licencia final de la torre Caleido y se ha firmado la licencia de funcionamiento para el complejo Canalejas, entre otras.

 Entre las medidas más inmediatas para paliar la crisis del coronavirus destacan la concesión de la primera licencia mediante inspección virtual para la apertura de una residencia de mayores en Moratalaz, que ha permitido habilitar 150 camas muy necesarias para personas en situación de riesgo y la elaboración de tres guías con recomendaciones para la construcción, los comercios y las comunidades de propietarios.

 Además, continúa la tramitación de todos los contratos de obras, la redacción de planes, como el de la reparcelación de la Colonia Experimental de Villaverde, aprobado en la última Junta de Gobierno, y se mantienen activas la atención al registro, al correo electrónico, las consultas ciudadanas, las peticiones de información y de informes técnicos y sectoriales.

 Más de 100 obras municipales en marcha hasta la paralización

La delegada de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero, ha recordado que previamente al real decreto que regula el permiso retribuido recuperable, el Ayuntamiento de la capital ya venía reclamando al Gobierno central que paralizara las obras de la ciudad para reducir al máximo el riesgo de nuevos contagios.

Desde que comenzó la crisis sanitaria, el Área de Obras y Equipamientos centró sus esfuerzos en garantizar las condiciones de seguridad de los trabajadores. En este sentido, desde el pasado 13 de marzo se iniciaron contactos con las empresas adjudicatarias de las distintas obras en ejecución, las cuales introdujeron protocolos o anexos en los planes de seguridad y salud para incorporar las nuevas medidas.

En total, antes de la paralización decretada por el Ejecutivo central, existían en la ciudad de Madrid más de un centenar de obras municipales en marcha, de las cuales la única que sigue su curso es la del centro temporal de acogida para solicitantes de asilo por su carácter de emergencia.

 En cuanto a la conservación de vías públicas, desde la entrada en vigor del estado de alarma y hasta la paralización de las actividades no esenciales no se iniciaron obras nuevas y solo se procedió a terminar los proyectos que ya estaban en ejecución, mientras que la conservación de infraestructuras en vía pública se centró en las actuaciones de reparación más urgentes y necesarias y la atención de emergencias. Sin embargo, el número de avisos recibidos se redujo a un 10 % del habitual.

 La delegada ha destacado que no se han suspendido los contratos, sino que las obras han sido paralizadas por las empresas como consecuencia del real decreto ley del Gobierno. García Romero ha asegurado que el Área no ha parado ni lo va a hacer gracias al personal que continúa desarrollando su labor mediante el teletrabajo. Así, por ejemplo, se siguen tramitando los proyectos de presupuesto ordinario que ya estaban redactados y se continúa con la redacción de los proyectos IFS previstos para el año 2020, que están en fase avanzada. Asimismo, se siguen aprobando proyectos de urbanización de las juntas de compensación de los desarrollos urbanísticos, como es el caso de Valdebebas.

 Moratoria en los alquileres de la EMVS

El concejal del Área Delegada de Vivienda, Álvaro González, ha explicado que para paliar las consecuencias económicas de la crisis sanitaria provocada por COVID-19, la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) aprobó el pasado 19 de marzo no girar el recibo del alquiler del mes de abril a sus casi 5.700 inquilinos, una moratoria que se puede ampliar si se prolonga el estado de alarma. La EMVS también se ha comprometido a establecer un plan de pago para todos aquellos inquilinos cuyas circunstancias económicas se vean modificadas por esta crisis. Y en tercer lugar ha suspendido todo tipo de alzamientos hasta, al menos, el próximo 30 de junio.

 Mientras, tanto el Área Delegada de Vivienda como la EMVS han seguido realizando actuaciones de atención al ciudadano desde que entró en vigor el periodo de confinamiento obligatorio. La Dirección General de Vivienda, Rehabilitación y Regeneración ha continuado tramitando expedientes de ayudas a la rehabilitación a través de sus servicios telemáticos (sgrehabregen@madrid.es) y gracias al sistema de teletrabajo de la EMVS, que permite que su plantilla esté operativa, se han podido atender 1.100 solicitudes y requerimientos de información, se han tramitado 180 incidencias relativas al mantenimiento del patrimonio inmobiliario y se han gestionado 140 peticiones de comunidades de propietarios. /

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar