El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha presentado las novedades que recoge el nuevo PEMAM, recientemente aprobado en Junta de Gobierno

El nuevo Plan Territorial de Emergencia Municipal sitúa a la capital a la vanguardia de la previsión y planificación ante posibles riesgos sobrevenidos

31/01/2023
  • Se zonifica la ciudad señalando los riesgos registrados para determinar las zonas con más probabilidad de sufrir incendios, inundaciones, accidentes de aviación, etc.
  • Así, se han identificado 19 riesgos, que se analizan individualmente incorporando posibles escenarios, consecuencias y zonas afectadas, consultables en un visor cartográfico
  • El nuevo PEMAM establece los sistemas de coordinación de los servicios, medios y recursos existentes en el Ayuntamiento y de otras entidades y administraciones
  • Además, se crea una aplicación que permita a los responsables del plan conocer en directo la situación de la emergencia, agilizando la distribución de recursos según las necesidades
  • El nuevo PEMAM será el plan director en el que se integren el resto de planeamientos e iniciativas que aborden las situaciones de emergencia que tengan lugar en la ciudad
  • Da respuesta a la decisión unánime de todos los grupos políticos municipales de actualizar el Plan de Emergencia Municipal de 2014 plasmada en los Acuerdos de la Villa

Galería de imágenes

Imágenes de la presentación del nuevo Plan Territorial de Emergencia Municipal

El nuevo Plan Territorial de Emergencia Municipal del Ayuntamiento de Madrid (PEMAM) sitúa a la capital a la “vanguardia de la previsión y planificación ante cualquier emergencia que se pueda producir en la ciudad”, como ha señalado hoy el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, en la presentación de las novedades de este plan recientemente aprobado por la Junta de Gobierno.

Almeida, acompañado por la delegada de Seguridad y Emergencias y portavoz municipal, Inmaculada Sanz, y los responsables de los servicios de emergencias de la ciudad, ha explicado que el nuevo PEMAM actualiza, revisa y adecúa el anterior plan municipal de 2014 a las exigencias del plan territorial de la Comunidad de Madrid y lo adapta a las nuevas circunstancias, tal y como se acordó en los Acuerdos de la Villa por unanimidad de todos los grupos municipales. Además, ha señalado Almeida, “tenemos los mejores servidores públicos y los madrileños podamos sentirnos muy tranquilos y orgullosos de la labor que han hecho nuestros servicios de emergencia y de seguridad a lo largo de años tan convulsos como los que hemos vivido”.

El nuevo plan –en el que están implicadas diferentes unidades del Consistorio y que tiene en cuenta las diferentes casuísticas y especificidades de las poblaciones vulnerables del municipio– se va a convertir en el plan director en el que se integren el resto de los planes de emergencia de la ciudad, tanto los planes de actuación municipales como los posibles instrumentos desarrollados para planificar la gestión de las emergencias que se puedan producir en nuestro ámbito territorial.

El alcalde ha recordado que “no existe el riesgo cero”, por eso, “nuestros servicios públicos tienen que tener ese plan que les permita dar respuesta a cada situación”, en colaboración y coordinación con el conjunto de las administraciones.

A modo de ejemplo, el PEMAM estuvo activo durante toda la pandemia, desde marzo de 2020, y de él cuelgan el resto de planes específicos con los que cuenta la ciudad como el Plan de Emergencias Invernales del Ayuntamiento de Madrid (PEIAM) que se activó durante el episodio del temporal Filomena.

Zonificación de la ciudad señalando los riesgos

Entre las principales novedades del nuevo plan está la zonificación de la ciudad, señalando los riesgos registrados en cada una con el objetivo de determinar las zonas con más afecciones o probabilidades de sufrir situaciones como incendios, inundaciones, accidentes de avión, etc.

El análisis de riesgos del PEMAM ha identificado un total de 19 riesgos, dos más que el anterior plan, incluyendo, por ejemplo, la ciberseguridad. A diferencia del anterior, incorpora posibles escenarios, consecuencias, elementos vulnerables y zonas afectadas, no solo un catálogo de riesgos.

Además, la nueva aplicación PEMAM incorpora un visor que recoge en capas de información cada uno de los riesgos y los plasma gráficamente en un visor cartográfico que pueden consultar las personas con rol usuario.

El nuevo Plan Territorial de Emergencia Municipal establece los sistemas de coordinación de los servicios, medios y recursos existentes en el Ayuntamiento y de otras entidades y administraciones y clarifica, además, tal como ha explicado Almeida, el momento en el que cada uno debe intervenir y tomar decisiones.

Seis grupos de acción

En cuanto a su organización y estructura, contará a partir de ahora con un Comité de Dirección, asesorado por un Comité Asesor y seis grupos de acción (de intervención, sanitario, de seguridad, de apoyo técnico, logístico y, por último, otro tecnológico y de ciberseguridad), así como con un Gabinete de Información. Se pasará, asimismo, de tener un único responsable de cada servicio a dos.

Sus responsables contarán con una aplicación o sistema de mensajería que les permita conocer en directo la situación de la emergencia, agilizando la distribución de recursos según las necesidades, lo que va a permitir una mejor distribución de los medios y recursos disponibles. Asimismo, el PEMAM cuenta con un catálogo de medios y recursos y con bases de datos de interlocutores para el intercambio de la información y para la respuesta actualizables.

En cuanto a la operatividad, las fases pasarán de la antigua distribución por colores a fases operativas, con una primera Fase de Alerta y Seguimiento (siempre activa); una segunda Fase de Emergencia, con tres situaciones operativas diferentes según la gravedad del episodio, y una tercera y última Fase de Recuperación para facilitar la vuelta a la normalidad.

La última de las grandes novedades del PEMAM está en los procesos de implantación y mantenimiento de la eficacia del plan, con el objetivo de mantener a lo largo del tiempo la vigencia y operatividad de las disposiciones establecidas, mediante la difusión del plan, la formación y entrenamiento del personal de los servicios (incluyendo simulacros), la actualización de los protocolos de actuación y el proceso integral de revisión del plan.

Objetivos estratégicos

El nuevo PEMAM se fundamenta en los objetivos estratégicos de establecer los sistemas de coordinación de los servicios, medios y recursos existentes en el Ayuntamiento de Madrid (incluyendo los de entidades públicas y privadas y los procedentes de otras administraciones), así como en fijar los protocolos necesarios para la integración del PEMAM en los planes territoriales de ámbito superior, efectuando la correcta transferencia de funciones a la administración regional sin dejar de ejercer la dirección de los medios municipales, así como a la Administración General del Estado si la emergencia fuese considerada de interés nacional.

Otro objetivo estratégico es la caracterización del municipio y el análisis de los posibles riesgos y de sus causas y efectos, así como las zonas probablemente afectadas. También la mejora de los sistemas de comunicaciones, el establecimiento de los mecanismos para informar a los ciudadanos del municipio sobre las medidas preventivas, medidas de autoprotección y recomendaciones en caso de emergencia, prestando especial atención a los colectivos más vulnerables. “Se trata de un proceso de transparencia total y absoluta y con toda la información que se debe dar desde las administraciones para que en todo momento se tenga pleno conocimiento de qué está pasando, cuáles son las medidas que se están adoptando y que medidas de precaución se tienen que adoptar por parte de la población”, ha dicho Almeida.

El PEMAM fija prioritario establecer las estrategias para el restablecimiento de los servicios públicos indispensables para volver a la normalidad tras una situación de emergencia, así como los mecanismos para coordinarse y proporcionar apoyo, si fuera necesario, a los Sistemas de Protección Civil de la Comunidad y al Sistema Nacional de Protección Civil en supuestos de grave riesgo o catástrofe.

El último de los objetivos estratégicos es el establecimiento de los criterios generales para la adecuada implantación y mantenimiento del propio PEMAM, incluyendo los aspectos que permitan automatizar los procesos de gestión propios de las emergencias y el intercambio de información entre los distintos servicios y entidades intervinientes en tiempo real. /

Subir Bajar