Empleo de Hogar y Cuidados

La externalización de las tareas de cuidado de los hogares transfiere los cuidados de unas mujeres (principales sostenedoras del trabajo de cuidados en los hogares) a otras. Si las mujeres “responsables” de los cuidados en su propio hogar ya realizan estas tareas en situaciones de desigualdad, ésta se incrementa con la contratación de los servicios de mujeres empleadas de hogar, que las sitúa en muchos casos en condiciones de precariedad laboral.

La mayor parte de las personas contratadas como empleadas del hogar suelen ser mujeres migrantes, que se enfrentan a estas precarias condiciones de trabajo lejos de sus hogares y que en muchas ocasiones acaban generando cadenas globales de cuidados (la persona migrante es empleada en el sector de cuidados y a su vez transfiere a otras personas en su país de origen, trabajos de cuidados que ya no puede realizar).

El empleo de hogar y de cuidados ha sido (y sigue siendo) mayoritariamente realizado por mujeres con unas condiciones laborales muy precarias. La reforma legislativa de 2012 supuso un gran avance integrando el régimen de las empleadas de hogar en el régimen general de la Seguridad Social como un sistema especial, sin entenderse por qué sigue existiendo esa especialidad, justificada por el lugar dónde se desarrolla el trabajo y que la persona que contrata es un particular. Esta reforma no terminó de conseguir que el trabajo de las empleadas de hogar estuviera al mismo nivel que el resto de trabajos por cuenta ajena, ya que sigue siendo un sistema especial que tiene reminiscencias que deberían haber desaparecido en otro siglo y que siguen afectando a las empleadas de hogar, como no poder cotizar ni tener derecho a la prestación por desempleo o el despido por desistimiento por parte del empleador.

Se trata, pues, de valorar y dignificar el empleo en el hogar para garantizar la calidad del cuidado delegado en los hogares. Para ello, desde la administración local se puede apoyar la dignificación del trabajo en este sector y, necesariamente, esto pasa por valorizar, socialmente, el trabajo de cuidados, ya sea éste remunerado o no.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar