Día Mundial contra la Trata. Conmemoración en los Espacios de Igualdad

En diciembre de 2013, la Asamblea General de Naciones Unidas proclamó el 30 de julio como Día Mundial contra la Trata de Personas, con el objetivo de concienciar sobre la situación de las víctimas y para promocionar y proteger sus derechos.

La trata de personas es un delito que explota a mujeres, menores y hombres con numerosos propósitos, incluidos el trabajo forzoso y la explotación sexual. Desde 2003, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) ha recopilado información sobre aproximadamente 225.000 víctimas de trata detectadas en todo el mundo. Todos los días, en todos los países del mundo, los tratantes explotan a personas para obtener ganancias. Más del 70% de las víctimas de trata detectadas son mujeres y niñas, mientras que un tercio son menores.

La covid-19 ha aumentado los peligros de la trata. La pérdida de empleos, el aumento de la pobreza, el cierre de escuelas y el incremento de las interacciones en línea están aumentando las vulnerabilidades y abriendo oportunidades para los grupos de la delincuencia organizada.

Este año el Día Mundial de la Trata, bajo el lema Uso y abuso de la tecnología’ , centra el foco en el papel de la tecnología como una herramienta que puede permitir e impedir la trata de personas. Con la expansión global en el uso de la tecnología, intensificada por la pandemia de la covid-19 y el cambio en nuestra vida cotidiana a las plataformas en línea, el crimen de la trata de personas ha conquistado el ciberespacio. Internet y las plataformas digitales ofrecen a los traficantes numerosas herramientas para reclutar, explotar y controlar a las víctimas, organizar su transporte y alojamiento; anunciar a las víctimas y llegar a clientes potenciales; comunicarse entre los perpetradores; y ocultar las ganancias delictivas, y todo eso con mayor velocidad, rentabilidad y anonimato.

Sin embargo, en el uso de la tecnología también radica una gran oportunidad. El éxito futuro en la erradicación de la trata de personas dependerá de cómo las fuerzas del orden, los sistemas de justicia penal y otros puedan aprovechar la tecnología en sus respuestas, incluso ayudando en las investigaciones para arrojar luz sobre el modus operandi de las redes de trata; potenciar los procesamientos a través de pruebas digitales para aliviar la situación de las víctimas en los procesos penales; y brindar servicios de apoyo a los sobrevivientes. Las actividades de prevención y sensibilización sobre el uso seguro de Internet y las redes sociales podrían ayudar a mitigar el riesgo de que las personas sean víctimas de la trata en línea.

Fuente: web de Naciones Unidas

 

Descubre las actividades que han preparado los Espacios de Igualdad uniéndose a esta conmemoración internacional.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar