A la playa de Madrid Río en verano

La novedad de este año son unos juegos de agua instalados en uno de los recintos acuáticos.

Las fuentes de la playa urbana de Madrid Río vuelven a funcionar un verano más y esta vez traen como novedad la instalación de un juego que emite diferentes chorros de agua. El horario actual es de once de la mañana a nueve de la tarde. Estará abierta hasta el mes de septiembre aunque el cierre definitivo dependerá de las condiciones meteorológicas.

La instalación está formada por tres recintos acuáticos de forma ovalada en los que se alternan diferentes efectos: lámina superficial, donde poder tumbarse y remojarse; chorros de agua de altura capaces de producir diferentes efectos que van cambiando y nubes de agua pulverizada. Las zonas de descanso y estancia, con más de 6.500 metros cuadrados de superficie y 300 árboles, completan el ámbito de la playa urbana.

 

Secuencia de funcionamiento

Inundación, surtidores y pulverización son los tres efectos ornamentales que se pueden disfrutar. Cada uno tiene su propio ciclo de funcionamiento de una duración determinada y la sucesión de todos ellos genera el espectáculo de la playa urbana.

Los ciclos tienen un tiempo previsto de 30 minutos para la inundación, 12 minutos para la pulverización y 33 minutos para surtidores y surtidores con pulverización. Esta duración es aproximada porque las secuencias se pueden acelerar o ralentizar. El agua de las fuentes está tratada y clorada para que no suponga ningún riesgo para la salud y su depósito se limpia y renueva cada pocos días.

La playa urbana de Madrid Río fue la propuesta ganadora de un concurso de ideas infantil y juvenil celebrado en 2005 con la participación de 3.525 escolares de toda la ciudad. La playa está situada en el corazón del parque, junto a la pasarela de Arganzuela, y tiene un frente de 270 metros lineales sobre el borde del río donde se puede tomar el sol, mirar el agua y recrear el paisaje marino.

Se trata de la única fuente urbana donde está permitido bañarse, pues el artículo 32 de la Ordenanza de Gestión y Uso Eficiente del Agua en la Ciudad de Madrid prohíbe “el baño en fuentes o estanques públicos, así como la utilización de sus aguas para el lavado de ropa u otros utensilios, así como el aseo de animales o personas”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar