Finaliza la rehabilitación del lago de La Casa de Campo

El lago de La Casa de Campo está abierto de nuevo al público después de las obras de construcción del nuevo muro y la intervención paisajística en todo el entorno.

La reforma integral realizada por el Área de Medio Ambiente y Movilidad ha consistido en la limpieza del vaso, la ejecución de un nuevo muro de contención, la instalación de un embarcadero y una renovación paisajística de todo el perímetro del lago.

El llenado del estanque se ha realizado con recursos hídricos alternativos casi en su totalidad gracias a la aportación del arroyo Meaques y las aguas freáticas bombeadas desde la estación de metro Príncipe Pío, por lo que no se ha tenido que utilizar agua del Canal de Isabel II.

Las obras han tenido un presupuesto de 2.653.315,83 euros y se iniciaron debido a los graves desperfectos que presentaban las instalaciones. El muro sufría importantes derrumbamientos que habían erosionado el terreno dejando al descubierto las raíces de los árboles mientras que las diferentes barandillas tenían un alto grado de oxidación.

En la rehabilitación del lago se han construido dos tipos de muro, uno de escollera con bloque de granito en prácticamente todo el perímetro y otro estético de hormigón en la zona del embarcadero.

En el paseo más cercano al Centro de Educación Ambiental de Casa de Campo se ha restaurado y conservado el muro histórico, dejándose a la vista el ladrillo de una zona de la parte superior para recordar cómo era originalmente y poder observar sus características.

Otras novedades son las nuevas zonas pavimentadas y la adecuación del camino que rodea al lago, eliminando escaleras y dotándolo de rampas para mejorar la accesibilidad. Se han creado nuevas zonas estanciales como el mirador, la zona del Plátano Gordo y la plataforma de embarcadero y se han adecuado otras con la instalación de bancos de madera y granito.

Por otro lado, se han plantado árboles y arbustos que ayudarán a diferenciar cada una de las diversas zonas del lago y su integración paisajística. Los nuevos ejemplares son 3 madroños, 7 tarays, 6 arces, 7 serbales, 6 plátanos y 11 olmos resistentes a la grafiosis.

También se procederá a llevar a cabo una repoblación gradual con especies piscícolas autóctonas, como la tenca.

Nuevas áreas lúdicas y deportivas

En la zona de paseo junto al Centro de Interpretación y el nuevo Centro Entomológico Manuel Ortega, se ha mejorado el uso estancial y la accesibilidad, eliminando desniveles de los caminos y potenciando la zona con jardineras donde se han colocado los madroños y tarays. Por otro lado se ha ampliado la zona de pradera junto al plátano gordo, un árbol singular que es el elemento de mayor valor paisajístico del lago.

En la zona de los restaurantes se sitúa el Mirador, un enclave privilegiado para contemplar el lago, el parque y las vistas de Madrid. A continuación, se encuentra el paseo de los plátanos donde se ha dispuesto un mobiliario singular de madera compuesto por bancos corridos y hamacas. El acceso se facilita con la construcción de rampas en ambos extremos.

Por último, el nuevo embarcadero tiene más de 250 metros cuadrados con cuatro pantalanes, de los cuales tres son para 68 barcas de uso recreativo y uno para piraguas y canoas, facilitando las actividades lúdicas y deportivas.

Bien de Interés Cultural

El lago ocupa una superficie de 80.150 metros cuadrados (82.000 si se incluyen el entorno y los caminos afectados por las obras) con un volumen de 158.637,41 metros cúbicos de agua y una profundidad que varía desde 4,50 metros de máxima hasta 1,20 metros de mínima. Su perímetro tiene una longitud de 1.370 metros.

El proyecto de restauración ha tenido en cuenta la importancia histórica y patrimonial del entorno del Lago de la Casa de Campo, catalogado como Bien de Interés Cultural en la categoría de Sitio Histórico. De tal manera que las actuaciones planificadas no han supuesto ninguna alteración de los elementos patrimoniales, respetando su integridad en todo momento.

Antecedentes de restauración

La última obra de restauración del lago data de 1982, cuando se realizaron obras de limpieza, impermeabilización e integración ambiental, y se construyó la depuradora. En esta reforma se ejecutó una losa de hormigón en el vaso con pendiente continua hacia el centro del mismo donde se ubica el canal de recogida y desagüe. Perimetralmente se rehabilitaron muros existentes y ejecutaron nuevos muros de hormigón y ladrillo.

En el año 1995 se produjo un desbordamiento del lago provocado por la aportación de caudales del arroyo Meaques generando daños aguas abajo del mismo. A la vista de la ausencia de capacidad del desagüe existente, el Ayuntamiento de Madrid ejecutó la construcción de un aliviadero nuevo y la de un colector que conecta con el río Manzanares.

Desde 1995 hasta 2015 solo se realizaron obras propias de conservación y mantenimiento sin afectar a la estructura de los muros del lago. Los trabajos se centraron fundamentalmente en operaciones de explotación, conservación, mantenimiento y rehabilitación.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar