Los autobuses híbridos llegan a la línea de autobús 140 (Pavones - Canillejas)

06/11/2018

Nuevos autobuses híbridos en la línea de bus 140 Pavones-Canillejas | © Empresa Municipal de Transportes  de Madrid

Nuevos autobuses híbridos en la línea de bus 140 Pavones-Canillejas | © Empresa Municipal de Transportes  de Madrid

 

Los autobuses de las líneas de transporte urbano tienen que arrancar y frenar constantemente, tanto para permitir la subida y bajada de pasajeros como para adaptarse a las condiciones del tráfico. Por ello, es necesario utilizar autobuses con tecnologías mejor adaptadas a estas condiciones de circulación, de manera que disminuya la contaminación y el ruido que se produce en los arranques y en las paradas. Además de contribuir a los objetivos del Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático de la Ciudad de Madrid, una conducción menos ruidosa y contaminante beneficia a los viajeros que se encuentran a bordo del autobús, a los que esperan en las paradas, a los peatones y ciclistas que caminan o circulan por la calle y a los vecinos que viven en la zona.

El objetivo de la medida 5.8 del Proyecto ECCENTRIC en Madrid es promover el despliegue de una flota de autobuses urbanos más limpia y eficiente, mediante una prueba piloto que ayude a la EMT en su estrategia para incorporar vehículos limpios en la ciudad, incluyendo los distritos fuera del centro de la ciudad.

Esta medida ya ha entrado en su fase operativa. El pasado 1 de octubre, nueve autobuses híbridos MAN Lyon’s City han empezado a dar servicio en la línea 140 (Pavones-Canillejas). Esta línea, de casi 9 km de longitud, une Vallecas con Moratalaz y Ciudad Lineal, y sirve 28 paradas. La principal innovación de los autobuses híbridos se encuentra en su sistema de propulsión, que combina un motor convencional diésel con un generador y dos motores eléctricos; unas baterías eléctricas completan el sistema. Parece complicado, pero la idea es muy sencilla: el motor convencional alimenta el generador de energía eléctrica, y esta se utiliza para accionar los dos motores eléctricos que mueven el autobús. El sistema se completa con unas baterías que sirven para acumular la energía que de otro modo se desperdiciaría en el frenado, y para completar el aporte de electricidad necesario para los arranques y aceleraciones. De esta manera, el motor convencional y el generador trabajan a un ritmo más uniforme y, por tanto, más eficiente. Además, al utilizar la energía almacenada en las baterías, los arranques no generan ruidos ni emisiones, y el motor convencional se apaga automáticamente al llegar a las paradas.

De esta manera, el autobús consume hasta un 30 % menos de combustible, reduciendo de manera proporcional las emisiones de CO2 y de gases contaminantes, en comparación con los autobuses con propulsiones convencionales. Además, con vehículos más silenciosos y confortables también se pretende atraer más usuarios, y mejorar la percepción que estos tienen del transporte público, lo que podría contribuir a una disminución del uso del coche privado en la ciudad.

Los nueve autobuses que sirven la línea 140 son de este tipo (tres más de los comprometidos inicialmente en el proyecto ECCENTRIC). Durante el periodo de operación que ahora ha comenzado, se hará un seguimiento del comportamiento de estos autobuses, incluyendo la satisfacción de los usuarios, la eficiencia energética y la reducción de las emisiones. De esta manera se contará con información para comparar el comportamiento de diferentes tecnologías (vehículos diésel frente a vehículos híbridos) en las líneas de la periferia de Madrid, que ayuden al desarrollo de los planes de renovación futura de la flota de la EMT.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar