Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático - Diario Madrid

Plan A

¿Qué es el Plan A?

El Plan A es el Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático del Ayuntamiento de Madrid. Es el Plan A porque afecta al "aire" que respiramos y porque no hay plan B: son las medidas necesarias para conseguir una ciudad sostenible que garantice la salud de los madrileños frente al reto de la contaminación y fortalezca la ciudad frente a los impactos del cambio climático.

¿Cuándo va a pasar?

Nos marcamos dos horizontes: 2020 para la implementación de medidas estructurales y tecnológicas concretas que resulten en una significativa reducción de emisiones exigida por la normativa de calidad de aire; y un horizonte a más largo plazo, 2030, para la necesaria regeneración urbana, transición energética, renovación del parque de vehículos y consolidación de un modelo de ciudad de bajas emisiones que permita la consecución con garantías del conjunto de objetivos del Plan A.

Vídeo Plan A

Haciendo click en el vídeo o en este enlace puedes ver por qué la otra opción, no es plan.

¿Por qué es necesario este Plan?

El objetivo principal es garantizar la calidad del aire que respiran los madrileños y madrileñas para fortalecer la ciudad frente a futuros impactos climáticos. Porque actuar en calidad del aire y cambio climático es una prioridad en el ámbito de la salud pública y genera efectos positivos. Porque los estudios científicos y los análisis de políticas en estas materias demuestran que necesitan un tratamiento conjunto y una política de gestión coherente e integrada. Y porque un nuevo modelo de ciudad ‘bajo en emisiones’ exige una acción combinada sobre la movilidad, el urbanismo, y la gestión de la energía y los recursos.

Objetivos específicos

  • Cumplir la legislación europea y nacional en materia de calidad del aire.
  • Alcanzar niveles de calidad del aire para partículas en suspensión (PM) según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.
  • Conseguir una reducción en el año 2030 superior al 40 % de las emisiones totales de gas de efecto invernadero (GEI) del municipio de Madrid respecto al año 1990, contribuyendo a los objetivos del Acuerdo de París y la Agenda Climática de la UE, y en línea con la nueva Alianza de Alcaldes para el Clima y la Energía.
  • Cumplir el compromiso de reducción del 50 % de las emisiones causadas por la movilidad urbana en 2030 con respecto a 2012.
  • Disminuir la vulnerabilidad urbana frente a los riesgos asociados al calentamiento global.

¿Cuáles son las medidas? 

1. Área Central Cero Emisiones

Medida 1 Ver medidas

2. Reforma de las principales vías de acceso al centro

Medida 2 Ver medidas

3. Prioridad para los peatones 

Medida 3 Ver medidas

4. Mejora y ampliación de la red ciclista

Medida 4 Ver medidas

5. Ampliación de BiciMAD y coordinación con el Consorcio Regional de Transportes

Medida 5 Ver medidas

6. Regulación del aparcamiento con criterios de calidad del aire

Medida 6 Ver medidas

7. Limitación de la velocidad en los accesos metropolitanos y la M30

Medida 7 Ver medidas

8. Red de aparcamientos intermodales en la corona metropolitana

Medida 8 Ver medidas

9. Vías preferentes y priorización semafórica para autobuses

Medida 9 Ver medidas

10. Infraestructuras reservadas para transporte público

Medida 10 Ver medidas

11. Ampliación y renovación de la flota de la EMT

Medida 11 Ver medidas

12. Incentivos para una flota de taxis de bajas emisiones

Medida 12 Ver medidas

13. Optimización del servicio del taxi con criterios ambientales

Medida 13 Ver medidas

14. Optimización de la distribución urbana de mercancías

Medida 14 Ver medidas

15. Distribución urbana de mercancías con vehículos de bajas emisiones

Medida 15 Ver medidas

16. Innovación y eficiencia en los procesos logísticos urbanos

Medida 16 Ver medidas

17. Renovación del parque circulante

Medida 17 Ver medidas

18. Flotas de servicios municipales de bajas emisiones

Medida 18 Ver medidas

19. Planes de movilidad laboral sostenible

Medida 19 Ver medidas

20. Red de recarga para vehículos eléctricos y suministro de combustibles alternativos

Medida 2 Ver medidas

21. Impulso a las iniciativas de movilidad compartida
Medida 21 Ver medidas

22. Regeneración y rehabilitación de barrio

Medida 22 Ver medidas

23. Fomento de sistemas de climatización eficiente de bajas emisiones

Medida 23 Ver medidas

24. Generación distribuida y uso de energías renovables

Medida 24 Ver medidas

25. Reducción de emisiones en la gestión de residuos

Medida 25 Ver medidas

26. Monitorización energética y gestión de consumos de instalaciones municipales

Medida 26 Ver medidas

27. Intervenciones en edificios e instalaciones municipales

Medida 27 Ver medidas

28. Incorporación de criterios de sostenibilidad en la contratación municipal

Medida 28 Ver medidas

29. Adaptación al Cambio Climático. Madrid + Natural

Medida 29 Ver medidas

30. Sensibilización ambiental y cooperación con otras administraciones

Medida 30 Ver medidas

Así se hizo

El Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático se ha elaborado con la premisa de contemplar la participación ciudadana desde su génesis, alcanzando acuerdos con los diferentes agentes socioeconómicos, sindicales y políticos para conseguir un plan donde la ciudadanía se vea representada.

El borrador fue presentado en noviembre de 2016 y se publicó para permitir un debate ciudadano abierto en torno a las medidas. También se abrió un periodo de información pública, en el que se estudiaron 244 alegaciones al plan. Fue aprobado definitivamente el 21 de septiembre de 2017.

Para el seguimiento se cuenta con grupos especializados en la materia: la Comisión de Calidad del Aire y su ponencia técnica. El plan contempla, además, crear un mecanismo que promueva la colaboración activa de responsables municipales en los siguientes departamentos claves: planeamiento urbanístico, movilidad, gestores energéticos, contratación municipal, divulgación y sensibilización ambiental y ejecución de contratos de gestión ambiental.

Presupuesto

El presupuesto del Plan A no está estructurado de una manera cerrada y rígida. A continuación se detalla una primera estimación para los primeros años de desarrollo que se complementarán con líneas de financiación derivadas de las políticas europeas, nacionales y autonómicas en materia de cambio climático y calidad del aire.

  • Actuaciones sobre la red viaria y el espacio público dirigidas a reducir la intensidad del tráfico privado y a la promoción de modos activos de movilidad: 154 millones de euros.
  • Actuaciones sobre el parque móvil y la ordenación de sectores claves en los patrones de movilidad en la calidad del aire: 330 millones de euros.
  • Gestión urbana de bajas emisiones y eficiencia energética: 46 millones de euros.
  • Gestión energética en edificios e instalaciones municipales: 3,2 millones de euros.
  • Estrategias de adaptación y soluciones basadas en la naturaleza: 7,7 millones de euros.
  • Sensibilización y educación ambiental: 3 millones de euros.

Total: 543,9 millones de euros.

 

¿Cómo se evalúa?

Para realizar el seguimiento del plan se definen tres tipos de indicadores: de impacto, asociados a los objetivos generales; específicos, que evalúan la incidencia real de las acciones ejecutadas en su conjunto; y de proceso, que valoran el grado de ejecución de las medidas.

El cumplimiento del plan, sobre la información obtenida de los indicadores citados, se analizará y evaluará periódicamente para conocer tanto el grado de progreso en la implementación de las medidas, como el efecto de las mismas sobre la calidad del aire, la mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero y la adopción de medidas de adaptación al cambio climático.

La evaluación del efecto esperable de las medidas incluidas en el plan debe realizarse de forma diferenciada teniendo en cuenta la naturaleza de las mismas, el sector en el que se encuadran y los contaminantes de interés.

En el caso de los principales compuestos relevantes para la calidad del aire, como el dióxido de nitrógeno o las partículas, el objetivo final es determinar cuál será la concentración resultante en el aire ambiente para el conjunto de la ciudad, lo que implica hacer una simulación de la calidad del aire. Dada la complejidad de este ejercicio y la necesidad de incorporar los efectos combinados y posibles sinergias de todas las medidas, en primera instancia se plantea realizar una estimación, del efecto previsible de cada medida en términos de emisiones, como indicador de la contribución de cada medida para mejorar la calidad del aire y la mitigación del cambio climático.

El análisis se completará con la estimación del impacto de la contaminación atmosférica en la salud de la población de Madrid.

Poner excusas no es plan

Información relacionada

Otros sitios de interés

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar