Preguntas frecuentes sobre la prevención y tratamiento de las adicciones

Preguntas frecuentes sobre la prevención y tratamiento de las adicciones

La familia desempeña un papel fundamental en la transmisión de información y experiencias, de valores y reglas de conducta, proporcionando a hijos e hijas perspectivas positivas de vida. Hacer prevención en familia forma parte de la convivencia entre progenitores y menores. Es dar afecto y recibirlo, es comunicarse, es disfrutar juntos del tiempo libre, es poner límites y hacerlos respetar, es dar confianza y apoyo incondicional. En definitiva, es educar.

La familia es un espacio de crecimiento y aprendizaje para todos sus miembros, en el que padres y madres pueden actuar como agentes de prevención. Es fundamental disponer de una información/formación básica que nos permita abordar el consumo de drogas sin miedo, con naturalidad y con capacidad de respuesta.

El ejercicio del papel de madres y padres conlleva la organización de la vida familiar. Para que no haya distorsiones y la convivencia sea fluida se necesitan normas. Esto supone que madres y padres ejerzan el principio de autoridad y fijen normas adecuadas y razonables. Las normas son los criterios que indican a una persona qué, cómo y cuándo debe realizar una acción o tarea. Madres y padres deben tener muy claras cuáles son las normas y qué importancia tienen en la educación y en la convivencia. En muchas ocasiones, los problemas de disciplina tienen su origen en normas confusas. Su proceso de implantación requiere que progenitores se pongan de acuerdo previamente con hijos e hijas con el fin de garantizar el éxito de las mismas. Es necesario que los progenitores estén tranquilos y calmados a la hora de establecer una norma en la casa, con objeto de que se cumpla, y que planifiquen cuándo, dónde y cómo comunicarlo, así como estar de acuerdo en qué consecuencias tendrá su incumplimiento, y llevarlas a cabo sin fisuras.

Es importante abordar la situación cuando hijos e hijas pueden entender tanto nuestros argumentos como nuestra preocupación. Hay que buscar el momento propicio, aunque ello suponga ceder al impulso de resolver la situación cuando esta se manifiesta (ante una borrachera, cuando llega a casa en "malas condiciones", etc.). Ante la sospecha o evidencia de un consumo de drogas es fundamental guardar la calma. Mantener la serenidad y evitar enfrentamientos facilitará la comunicación sobre el tema y podremos disponer de mayor información para tomar decisiones mejor orientadas. Buscar orientación y apoyo en el exterior tiene una doble función: sirve para dirigir correctamente la situación, nos apoya a nivel personal y nos da seguridad en nuestra intervención. 

Madres y padres deben ser coherentes con los mensajes sobre la ocupación del ocio (al igual que en otros temas). Se predica con el ejemplo. No se puede pretender que hijas e hijos desarrollen hábitos adecuados en la ocupación del ocio y el tiempo libre si en la familia lo que se observan son hábitos inadecuados: abuso de televisión, falta de actividades deportivas o culturales... Una vez más, se pone de manifiesto el papel de la familia y de los progenitores como modelos de imitación de comportamientos y, por tanto, su papel preventivo.

La comunicación es eficaz si va acompañada de la suficiente capacidad de escucha. Además, es fundamental que los mensajes sean claros y concretos.

Para una buena comunicación familiar, se debe:

  • Buscar el momento adecuado
  • Saber escuchar
  • Saber ponerse en el lugar del otro/a
  • Evitar hacer juicios "a priori"
  • Utilizar mensajes breves y directos
  • Aprender a hacer y recibir críticas
  • Saber negociar

La adolescencia es una etapa llena de aprendizajes y experiencias, pero también de gran inestabilidad de emociones y sentimientos. En la familia, la relación adulto/a-niño/a debe ir evolucionando hacia una relación adulto/a-adulto/a, lo que implica muchas renuncias para los padres. Entre ellas, tendrán que aceptar que ya no podrán ser sus líderes o ídolos. Con frecuencia, el/la adolescente buscará su identidad y sus modelos fuera de la familia y, de forma especial, en el grupo de amigos/as. En la adolescencia la relación se transforma y, por tanto, madres y padres debemos: ayudarles a ganar autonomía y responsabilidad en sus decisiones; educarles para que comprendan los cambios en un clima de confianza; no romper el diálogo, y mantener una postura de confianza y apoyo.

Ofrecemos el Servicio de Prevención de Adicciones (Servicio PAD, tfnos: 914 800 080, 699 480 480 o prevencionadicciones@madrid.es), en el que las familias son atendidas por un equipo de especialistas que garantizan en todo momento absoluta confidencialidad. Este servicio pretende sensibilizar a las familias de la importancia de su papel como agentes preventivos y dotarles de estrategias que les ayuden a prevenir las adicciones entre sus miembros.

Los CAD son Centros de Atención a las Drogodependencias y forman parte de la red del Instituto de Adicciones de la Ciudad de Madrid (Madrid Salud, Ayuntamiento de Madrid). Desde sus equipos e instalaciones se presta una atención personalizada individual y/o grupal, en régimen ambulatorio, a personas que presentan problemas de abuso o dependencia del alcohol y/o de otras drogas.

  • Valoración interdisciplinar de cada paciente.
  • Tratamiento integral que, además de abordar el propio consumo, contempla aspectos sanitarios, psicológicos, sociales y ocupacionales.
  • Intervenciones de reducción del daño y riesgos dirigidas a disminuir los efectos del consumo de drogas y a conseguir mejoras en la salud cuando no se consigue la abstinencia.
  • Intervención con las familias, tanto con las que acompañan a la persona directamente afectada, como con aquellas otras que solicitan ayuda sin que hayan decidido ponerse en tratamiento.
  • Tratamientos farmacológicos, incluyen la utilización de tratamientos con sustitutivos opiáceos como metadona
  • Apoyo a la integración social y laboral de cada paciente.
  • Derivación temporal a recursos externos de apoyo al tratamiento y a la reinserción social, que complementan y apoyan el trabajo realizado desde los CAD.

El Equipo técnico de un CAD está formado por especialistas en:

  • Medicina
  • Psicología
  • Trabajo social
  • Terapia ocupacional
  • Enfermería
  • Técnicas/os de laboratorio
  • Auxiliares sanitarias/os
  • Personal administrativo 

A los CAD se puede acceder:

  • Directamente
  • Desde los diversos Servicios de Detección y Atención Básica Sociosanitaria
  • A través de derivación desde Atención Primaria de Salud, Servicios Sociales o desde otras instituciones o entidades.

La atención se presta de forma ágil, procurando que la primera cita con un técnica/o del equipo se realice en un plazo máximo de 15 días desde la solicitud inicial. Se garantiza total intimidad y confidencialidad en la atención, tal como establece la normativa vigente de protección de datos de carácter personal. Con un programa personalizado, cada paciente recibe una atención que cubre sus necesidades en diferentes áreas: consumo de sustancias; salud y autocuidados; psicopatológica; familiar; socio-relacional, y formativo-laboral y de ocio. Desde el CAD, que actúa como centro de referencia, se utilizan los servicios, y recursos que resulten más adecuados para cada paciente.

La intervención es flexible y tiene en cuenta las características de cada paciente, tanto en función de la sustancia o sustancias que consume (alcohol, cocaína y otros estimulantes, cannabis, heroína y otros opiáceos,  u otras) como en función de las especiales características de determinados grupos de población (adolescentes y jóvenes, pacientes con trastorno mental asociado, personas sin hogar o con otras necesidades especiales debido a diferencias de origen, cultura o idioma). Además de tratar la dependencia al alcohol y otras drogas, se oferta también a estos/estas pacientes la posibilidad de tratar otros trastornos adictivos, como la ludopatía.

La mayor parte de los tratamientos se realizan de forma ambulatoria. En algunos casos es necesario el ingreso en una unidad hospitalaria (algunas semanas), o en un recurso residencial (algunos meses). Pasado este tiempo, los/las pacientes regresan al tratamiento ambulatorio en su CAD.

Absolutamente: en todos los CAD se garantiza la intimidad y la confidencialidad en la atención, de acuerdo con la normativa vigente de protección de datos de carácter personal.

En toda la red del Instituto de Adicciones existen hojas para reclamaciones y sugerencias. Y también existe la posibilidad de solicitar una cita con el/la responsable del centro para plantear la queja de forma personal.

La imagen es un aspecto importante en las entrevistas de selección de personal. Desde los CADs se oferta la posibilidad de contar con un vestuario adecuado a estas situaciones a través del Servicio de Préstamo de Ropa, que se pone a disposición de cada paciente. Y existe un Programa de Tratamiento Odontológico para quienes no disponen de recursos económicos suficientes. Se pretende, además de mejorar la salud bucodental, contribuir a una mejora de la imagen y de la autoestima, que facilite el acceso a un empleo. Servicio de Orientación Laboral (SOL).

El Instituto de Adicciones cuenta con un Servicio de Asesoramiento a Jueces y de orientación al/la detenido/a drogodependiente (SAJIAD), y los CADs trabajan en estrecha coordinación con el mismo. Las prestaciones que pueden recibir de este servicio son las siguientes:

  • Información acerca de cuál es su situación judicial
  • Emisión de informes para los órganos jurisdiccionales competentes acerca de su evolución como pacientes.
  • Asesoramiento técnico no vinculante a los jueces sobre las circunstancias sociales y personales de los/las drogodependientes juzgados/as y sobre los posibles tratamientos alternativos al ingreso en prisión.

Los CADs ofrecen tratamiento gratuito, ya que son equipamientos públicos que dependen  del Instituto de Adicciones del Organismo Autónomo Madrid Salud perteneciente al Ayuntamiento de Madrid.  A través de un CAD se accede a una serie de servicios y recursos de apoyo al tratamiento y a la reinserción residenciales públicos o concertados privados adecuados a los diferentes momentos del proceso terapéutico.

Los tratamientos son individualizados, es decir se  ajustarán a las características de las personas que estén en tratamiento mediante citas individuales. Existe la posibilidad de diversas terapias grupales dentro del diseño del tratamiento de cada paciente.

No existe un intervalo fijo entre citas, éstas se irán concertando conjuntamente con cada paciente y estarán relacionadas con el momento del proceso terapéutico en el que se encuentre.

La duración de los tratamientos no está fijada previamente, dependerá de la gravedad de la adicción, de los años de consumo, de la motivación y de la evolución. No obstante, es importante pensar que son tratamientos que tienen una duración que suele oscilar entre uno y dos años.

La ley de protección de datos garantiza la confidencialidad de lo que aquí se recoge y necesitamos de una autorización suya por escrito, que nos permita  introducir los datos que aquí se registran, en nuestra base de datos y utilizarlos a efectos, exclusivamente, de tratamiento. Estos datos se encuentran bajo la custodia del Centro y solo podrían ser requeridos y proporcionados obligatoriamente ante requerimiento judicial.

Si tiene analíticas  o cualquier otro informe sanitario que estime que puede ser relevante para el tratamiento, sería conveniente que lo aporte en la primera cita que tenga con su equipo terapéutico.

Nunca antes  de la primera cita con el médico y siempre según los criterios que éste estime oportunos para el inicio de la prescripción de este fármaco.

Los CAD pertenecen a la red pública y los servicios son gratuitos, al igual que la oferta que se hace desde ellos de utilizar recursos de apoyo al tratamiento (Comunidades Terapéuticas, pisos, etc.) cuando es necesario. Si se necesita una desintoxicación o cualquier otro apoyo, se gestiona desde el CAD y es gratuito.

En el centro disponemos de equipos multidisciplinares formados por especialistas en medicina, psicología, enfermería, terapia ocupacional y trabajo social. En la plantilla no hay psiquiatras pero sí contamos en la Red con apoyo psiquiátrico para valoraciones psiquiátricas y recursos específicos para el tratamiento de la patología dual, así como la posibilidad de  coordinación con la Red de Salud Mental  para aquellos casos que así lo requieran.

Los tratamientos son individualizados, de forma que se ajustarán a las necesidades de cada uno de los momentos de su tratamiento. No obstante, es posible que se necesite una valoración social para evaluar la pertinencia de esta intervención. En su caso se le comunicarían los objetivos si los hubiera y se abordarían únicamente si está conforme con los mismos.

La labor del/la terapeuta ocupacional se describe desde su calificación, es decir, hace un trabajo terapéutico desde la ocupación de la persona en los aspectos relacionados con las actividades de la vida cotidiana, habilidades pre laborales, y ocupación adecuada del tiempo libre.

Los CADs no son centros de urgencias, por tanto, si es el caso, deberá ponerse en contacto con los Servicios de Urgencia del Sistema Sanitario. Si no es una situación de amenaza vital y el  problema está relacionado con su adicción puede llamar al teléfono del CAD y consultar a su Profesional de Referencia o a su médico/a  para valorar la intervención.

Es conveniente que todos los/las profesionales realicen una valoración inicial, ya que el problema de la adicción es complejo y nuestra experiencia nos indica que la intervención interdisciplinar es la más adecuada. Eso no significa que todos/as intervengan siempre en todos los casos, y evidentemente no de la misma manera en los distintos momentos del proceso terapéutico.

Los tratamientos en los CAD son todos ambulatorios. No obstante a través de un CAD se accede a una serie de servicios y recursos de apoyo al tratamiento y a las reinserciones residenciales adecuadas a los diferentes momentos del proceso terapéutico.

La evaluación de los tratamientos se tiene que realizar según los objetivos que nos planteemos en el Programa Individualizado de Intervención y no pueden ser los mismos en todos los casos. Consideramos que puede ser un éxito tanto  la consecución de la consolidación de la  abstinencia a las sustancias problema y la reinserción social como la reducción del daño y riesgos en el consumo para  evitar un mayor deterioro físico, social y mental.

Una vez  consiga el alta terapéutica podrá  contactar con el centro cuando haya algún problema  que quiera consultarnos.

El  Instituto de Adicciones cuenta con tratamientos subvencionados en Comunidades Terapéuticas cuando se valora la necesidad dentro del Programa Personalizado de Intervención. A través de un CAD se accede a una serie de servicios y recursos de apoyo al tratamiento y a la reinserción   residenciales públicos o concertados privados adecuados a los diferentes momentos del proceso terapéutico. Si ya estuviera ingresado/a en una Comunidad, a la salida podrá solicitar tratamiento en nuestro centro para  continuar el proceso iniciado. No podemos hacernos cargo del coste de otros tratamientos que se hayan iniciado previamente.

Todos los tratamientos que se realizan en el centro son voluntarios. No obstante, podemos asesorarle sobre formas de motivar a su familiar para que acuda al Centro.

Cuando existe adicción  a sustancias se oferta la posibilidad de tratar la ludopatía de estos/estas pacientes en los CAD.

Cuando existe adicción a otras sustancias se oferta la posibilidad de tratar el tabaquismo de estos/estas pacientes en los CAD. El tabaquismo sin otra adicción se trata en los Centros de Atención Primaria y en el Centro de Hábitos Saludables del Instituto de Salud Pública de Madrid Salud.

En los CAD se hace intervención familiar tanto con quienes acompañan a la persona directamente afectada, como con aquellas que solicitan ayuda sin que el/la consumidor/a haya decidido ponerse en tratamiento. Pero para intervenir en el proceso terapéutico tenemos que tener el consentimiento firmado de cada paciente. 

Los controles toxicológicos de orina constituyen una herramienta terapéutica que se puede utilizar en todo el proceso de tratamiento y se recogerán siguiendo el criterio del Programa Personalizado de Intervención de cada paciente.

Sí, el/la médico/a del centro se coordinará con su médico/a de Atención Primaria.

Existe la posibilidad de petición de cambio del equipo que le está tratando cuando sea necesario.

En principio no tiene por qué haber impedimento alguno para continuar con una vida laboral activa, pero es posible que en algún momento del proceso (desintoxicación o ingreso hospitalario o en  centro residencial cerrado) sea necesaria la baja laboral. Los médicos y las médicas de Atención Primaria no ponen generalmente objeciones a ello, puesto que están en contacto con los CAD y se coordinan. 

Los tratamientos son voluntarios siempre. No obstante, es muy conveniente seguir las indicaciones del equipo terapéutico.

El Centro atiende en horario de mañana y tarde, excepto el viernes, pudiéndose pedir las citas indistintamente en uno u otro horario.

Cada paciente decide si su familia puede o no ser conocedora de la situación, aunque es aconsejable, sobre todo si se convive con ella, que sepa cuál es la situación para un mejor y más adecuado apoyo en el proceso de tratamiento.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar