Biología y habitats

De modo análogo al caso de las hormigas, las termitas son insectos que forman sociedades complejas con división de trabajo. Cada función (reproducción, defensa, trabajo) es asumida por un tipo morfológico denominado casta. En un termitero podemos así encontrar:

  •  Reina
  •  Rey
  •  Soldado
  •  Obrera y la fase de enjambrado alada.

Las termitas forman grandes nidos subterráneos denominados termiteros, en cuyo interior la pareja real (Reina-Rey) aseguran la reproducción. Los Soldados, provistos de fuertes cabezas armadas de largas mandíbulas, sólo intervienen en defensa del termitero. Las Obreras (que mantienen la potencialidad inhibida de reproducirse) se encargan de tareas básicas de mantenimiento del termitero, de su expansión y especialmente de buscar fuentes de alimentación (madera con elevada tasa de humedad).

Las termitas son muy sensibles a la sequedad, si necesitaran desplazarse en zonas expuestas, construirán (barro,saliva, etc) unos túneles muy característicos desde el punto de vista diagnóstico.

El termitero crece se expande) por incremento del número de componentes (obreras especialmente). En medio natural (bosque), el enjambrado en el que se diferencian formas aladas que escapan y forman otros termiteros es un medio importante de propagación; ésto puede ocurrir también en ciudad (ver diagnóstico). Sin embargo, en medio urbano, el sistema de expansión más frecuente es la segregación o gemación. Cuando el termitero alcanza un tamaño suficientemente importante, la pareja real ya no es capaz de inhibir hormonalmente la capacidad reproductiva de las obreras y alguna de éstas se transforma en reina e independiza para forma un termitero satélite.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar