Diagnóstico

Salvo intervención de técnicos especializados y capaces de detectar indicios tempranos de infestación, lo habitual es que la primera sospecha derive de la parición de daños en madera, sobre todo rodapiés y mobiliario (húmedo) localizado en sótanos, rasantes, etc. No es raro que los no expertos piensen en daños producidos por carcomas. Resulta extraordinariamente frecuente que estos incidentes sean posteriores en el tiempo a problemas de inundaciones, roturas de conducciones de aguas fecales, etc., por lo que a veces hay también antecedentes de problemas con ratas y con cucarachas negras.

En otras ocasiones, el diagnóstico es realizado cuando se produce la súbita salida en masa (emergencia) de termitas aladas que se asemejan vagamente a hormigas (las termitas son de color marrón muy claro y la fase alada es la única de color negro). Esta emergencia se produce a partir de un pequeño agujero del suelo, carpintería, etc. En Madrid, ésto podría ocurrir sobre todo en los meses de mayo y junio.

Obviamente, los profesionales son capaces de diagnosticar infestaciones a partir de otros indicios (túneles...) y por el aspecto característico de los daños que presenta la madera atacada.

En todo caso y dado que las termitas pueden producir daños importantes (madera...) y que su tratamiento es absolutamente específico y puede resultar costoso, resulta crucial que toda sospecha sea confirmada por un técnico cualificado, que intentará recuperar insectos para su identificación precisa (morfología).

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar