Imprimir procedimiento Procedimientos Asistenciales, Técnicas: Vasculares: Vía intraósea sistema EZ-IO

VIA INTRAÓSEA SISTEMA EZ-IO

Indicaciones: la vía intraósea (IO) está indicada en pacientes adultos y pediátricos en situaciones de emergencia o urgencia en las que no sea posible conseguir un acceso vascular en los primeros momentos, bien por la situación clínica del paciente, bien por dificultades ambientales (escasez de luz, espacio confinado, paciente atrapado en lugar de difícil acceso, riesgo NBQ, etc.) especialmente en:

Contraindicaciones:

Material: Taladro Intraóseo EZ-IO y agujas de varios tamaños (Figura 1), guantes limpios, gasas estériles, clorhexidina para la limpieza de la piel, apósito estéril, jeringa estéril de con 10 ml de SF 0,9%, Lidocaína Clorhidrato al 2%, llave de tres pasos (preferiblemente con alargadera) sistema de infusión, alargadera acodada y apósito estabilizador que acompañan al equipo de EZ-IO.

Taladro Intraóseo

Localización del lugar de punción

HÚMERO PROXIMAL (Adultos)

Localización de primera elección en adultos siempre que existan referencias anatómicas claras. Los estudios actuales sugieren que con esta localización se consiguen ritmos de infusión más elevados, mejor biodisponibilidad de los fármacos y menor dolor en la inserción.

El punto de inserción se sitúa en el centro de la tuberosidad mayor de la cabeza del húmero, 1-2 cm por encima del cuello quirúrgico.

Figuras 2 y 3

Figura 2

Coloque el brazo de paciente en abducción, rotando internamente el húmero 90º, el codo puede, o no, estar flexionado (en situación de inconsciencia se colocará alineado)

Figura 3

Coloque la palma de su mano sobre la prominencia de la cabeza humeral. Notará esta prominencia con forma de bola, incluso en pacientes obesos si presiona lo suficiente.

Figuras 4, 5 y 6

Figura 4

Coloque ambas manos como se indica en la figura, tomando como referencia inicial la mano derecha sobre la axila del paciente y la izquierda paralela al húmero.

Figura 5

Coloque sus pulgares juntos sobre el brazo identificando el cuello quirúrgico del húmero (apreciará un resalte siguiendo la línea vertical).

Figura 6

Palpe el punto de inserción en el área más prominente de la cabeza del húmero, 1-2 cm sobre el cuello quirúrgico.

Prepare el punto limpiando la zona con antiséptico.

Figuras 7 y 8

Figura 7

Coloque la aguja en el taladro (sistema de imán) y retire la funda de la aguja.

Coloque el dispositivo en un ángulo de 45º sobre el plano horizontal (la base de la aguja debe quedar perpendicular a la piel). El sentido de la aguja debe ser caudal (de la cabeza hacia el esternón).

Figura 8

Antes de activar el taladro, introduzca suavemente la aguja a través de la piel hasta que ésta choque contra el hueso.

La marca negra de 5 mm debe quedar visible por fuera de la piel, lo que asegura la correcta longitud de la aguja.

Figuras 9 y 10

Figura 9

Active el taladro y empuje suavemente unos 2 cm o hasta que note una disminución de la resistencia o la base de la aguja toque la piel.

Evite el retroceso liberando activamente el gatillo cuando sienta que el conjunto de la aguja entra en el espacio medular. No tire hacia atrás del taladro cuando suelte el gatillo.

Figura 10

Sujete la base de la aguja que queda anclada en el hueso, para evitar que se desplace mientras retira el taladro (recuerde que la conexión es un imán).

Figuras 11 y 12

Figura 11

Continúe sujetando la aguja mientras extrae con un movimiento giratorio en sentido contrario a las agujas del reloj el fiador.

La aguja IO quedará firmemente anclada en el hueso (primer signo de correcta colocación).

Deseche el fiador en el dispositivo de color rojo que acompaña al kit de EZ-IO.

Figura 12

Coloque el apósito estabilizador sobre la base de la aguja IO, si dispone del mismo.

Conecte la alargadera acodada que se dispensa junto a la aguja IO.

Aspire sangre/médula ósea (segundo signo de correcta colocación).


TIBIA PROXIMAL

Figuras 13 y 14

Figura 13 (Adultos)

Extienda la pierna. El punto de inserción se sitúa aproximadamente a  3 cm (2 dedos de anchura) por debajo de la rótula, desplazando 2 cm en posición medial a lo largo de la cara plana de la tibia.

Figura 14 (Pediátricos)

Extienda la pierna. El punto de inserción se sitúa justo debajo de la rótula, aproximadamente a 1 cm (1 dedo anchura), desplazando 1 cm medial sobre la cara plana de la tibia.


TIBIA DISTAL

Figuras 15 y 16

Figura 15 (Adultos)

Punto de inserción a 1-2 cm proximal a la base del maléolo interno en su línea media (3 cm por encima de la cresta del maléolo).

Figura 16 (Pediátricos)

Evite acercarse a la placa epifisaria.

Localice el punto de inserción aproximadamente a 1-2 cm (anchura de 1 dedo) proximal a la prominencia del maléolo medial.


FEMUR DISTAL

Figuras 17

Figura 17 (Pediátricos)

Asegure la pierna en extensión.

Palpe la rótula, el punto de inserción se encuentra a 1 cm por encima de ésta y 1-2 cm en posición medial con relación a la línea media del hueso.

Técnica

Importante: La presión debe ser firme y constante para facilitar la rotación de la aguja. Si ejerce una presión excesiva forzando el taladro, éste puede bloquearse y el dispositivo se detendrá. Si esto ocurre, desmonte la aguja del taladro sin retirarla, e intente introducirla mediante rotación manual.

Alargadera acodada

Importante: este anestésico local va directamente al espacio medular y de ahí al torrente sanguíneo, por lo que NO PUEDE UTILIZAR ANESTÉSICOS LOCALES TIPO MEPIVACAINA. Utilice Lidocaína 2% Parenteral.

Consideraciones especiales

Importante: por esta vía pueden administrar los mismos fármacos, sueroterapia o componentes sanguíneos que por una vía intravenosa convencional, incluidos fibrinolíticos (se exceptúan agentes quimioterápicos).

Contraindicaciones


(Imágenes tomadas de Science and Fundamentals of Intraosseous Vascular Access 2013 2nd Edition disponible en http://www.teleflex.com/en/usa/ezioeducation/index.html por cortesía de Teleflex)