Determinación del ámbito territorial


La determinación de las zonas objeto de la intervención de los planes se basa en el análisis, por parte del Ayuntamiento de Madrid y de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), de la información disponible -informes, estudios, trabajos, demandas subjetivas...-, tanto de fuentes directas como indirectas, que permita llegar a la comparación de indicadores sobre los que basar las decisiones que cada parte tome.

Posteriormente, a partir de la comparación de indicadores y por consenso, las dos partes elaboran un documento conjunto que incluye las variables socio-económicas significativas y los balances recursos-necesidades de los territorios analizados, documento que sirve de base a la primera fase de negociación: alcanzar un acuerdo sobre los ámbitos territoriales que serán objeto del plan.


Convergencia e integración de la ciudad

Hoy en día, las variables representativas de la dinámica urbana (población, inmigración, estatus socio-económico, activad económica, vivienda, transportes, movilidad, medio ambiente...) presentan una ciudad en la que han desaparecido los casos extremos de desequilibrio, tanto por arriba como por abajo, de los periodos anteriores: todos y cada uno de los distritos de la ciudad tienen una renta disponible per cápita superior a la media en España. A la cabeza se encuentran Chamartín y Salamanca; en la parte baja, Villaverde y Puente de Vallecas, pero también superando la media nacional.


Producción, productividad y empleo

La denominada almendra central genera un valor añadido muy superior al que le corresponde por su población, debido a la mayor concentración de actividades económicas. En términos absolutos, el distrito en el que más actividad económica se realiza es Salamanca, seguido de Chamartín, Tetuán, y Ciudad Lineal. En el extremo contrario se encuentran Vicálvaro, Moratalaz, Usera y Latina.

Aunque la productividad es muy similar en toda la ciudad, sí que genera diferencias la especialización económica de los distritos. En el extremo superior aparece Barajas, seguido de Salamanca y Chamartín. En el otro, está Moratalaz, seguido de varios distritos del sur metropolitano, que tienen un claro predominio de los espacios residenciales.

Hay distritos que generan mucha actividad y de muy alta productividad, atrayendo para ello a numerosa población de otros barrios. El caso más destacado es Barajas que, al alojar el aeropuerto y los recintos feriales, está muy especializado en actividades de transporte aéreo y logística, y da empleo a una población casi un 50% superior a la de residentes. En la misma línea, pero no tan acusada, están Salamanca y Chamartín, con una gran capacidad para generar empleo.


Tipologías de distritos

A partir de las relaciones entre producción, empleo y renta, los distritos de la ciudad pueden clasificarse en tres tipologías:

  • Distritos que superan a la media en términos de valor añadido bruto y renta per cápita: son todos los distritos centrales, excepto Arganzuela, pero incluyendo Moncloa-Aravaca, y también Barajas.
  • Distritos que se mueven en torno a la media en ambas variables, como Arganzuela, Fuencarral-El Pardo, Ciudad Lineal, Hortaleza y San Blas.
  • Por último, los demás distritos, que están por debajo de la media de la ciudad, tanto en términos de actividad económica como de nivel de renta.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar