Madrid

La relación de Emilia Pardo Bazán con Madrid comenzó en su infancia, primero con sus padres, pasando los inviernos entre Galicia y Madrid y más tarde, ya casada, con su marido.

Madrid fue escenario de varias novelas de la autora, en ellas retrató de manera realista y minuciosa la sociedad madrileña de finales del siglo XIX.

Insolación es una novela de ambiente burgués, inspirada quizá es su romance con Lázaro Galdiano. Se desarrolla casi entera en un día de romería en la Ermita de San Isidro.

Morriña, en cambio, es una novela de ambiente doméstico que describe el día a día de unos personajes que se reúnen en una casa de la calle de San Bernardo. Ella misma vivió y organizó tertulias en el número 35 de esta calle desde 1890 a 1915.

Una cristiana y su continuación La prueba, tienen como protagonista a un estudiante de ingeniería recién llegado a la capital que nos cuenta sus vivencias a través de sus recorridos por Madrid, sus calles, plazas, teatros y cafés, narrando incluso la aparición del tranvía, revolucionario medio de trasporte de aquellos años.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar