La donación del templo de Debod a España

Decreto del Presidente de la RAU

El 2 de Safar de 1388, en el calendario musulmán, 30 de abril de 1968, el presidente de Egipto Gamal Abdel Nasser firmaba el decreto por el que se ofrecía “el templo de Debod al Estado Español y a su pueblo, en consideración a sus esfuerzos en la contribución para el salvamento de los templos de Abu Simbel”.

En él se daban también instrucciones al Organismo de la Caja de Financiación del Proyecto de Salvamento de los Monumentos de Nubia para que, “dentro del marco de las decisiones tomadas por la UNESCO, relativas a la protección de los bienes culturales, y de las recomendaciones hechas por las comisiones técnicas especializadas, fueran tomadas las medidas necesarias para su traslado e instalación en un lugar donde el público pueda visitarlo”

 Ya era oficial. El templo de Debod viajaría a España.

 Era esta una decisión deseada desde que, en 1964, España presentara una propuesta formal para que el templo de Debod le fuera donado. Así, a cada sesión del Comité de la UNESCO para la Campaña Internacional de Salvamento de Nubia se disparaban los anuncios en ese sentido.

 Finalmente, la decisión se adoptaría en 1967, durante la reunión del Subcomité Consultivo de la RAU para el Salvamento de los Sitios y Monumentos de Nubia que tuvo lugar en el Cairo, y aceptada por el Comité de la UNESCO en París, en junio de ese mismo año.

 Con la decisión tomada, quedaba por despejar la última incógnita: Qué ciudad española sería designada para alojar el templo de Debod.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar