Norden, Frederik Ludwig (1708-1742)

Frederik Norden

Marino y viajero danés. Nació en Glückstadt, Dinamarca. En 1722 ingresó en la Escuela de la Marina Real Danesa, graduándose en 1732 con el rango de teniente de navío. Realizó viajes de estudios por Holanda, Francia e Italia, en los que destacó por sus dibujos no solo técnicos sino también de carácter artístico. En 1737, el rey Christian VI de Dinamarca lo envió a Egipto, en una expedición cuyo objetivo último era llegar hasta Etiopía para establecer relaciones comerciales con ese país y del que, a su vuelta, Norden debía rendir un detallado informe de las tierras visitadas.

El viaje dio comienzo en Alejandría, a donde llegó en mayo de 1737 y no sobrepasó Derr, donde en enero de 1738, tras numerosos y graves problemas con las poblaciones nubias, se tomó la decisión de regresar a El Cairo. Unos meses después, en noviembre de 1738, Norden arribaba a Dinamarca. A pesar de que el objetivo de la expedición, alcanzar Etiopía, no había sido conseguido, el rey quedó impresionado con las numerosas informaciones obtenidas y los más de 200 dibujos, croquis y mapas que Norden realizó durante el viaje, encargándole la preparación de una publicación lo más completa posible de los mismos. La relación del viaje,  titulado Viajes en Egipto y Nubia e ilustrado con grabados realizados sobre los originales de Norden, vio la luz nueve años después de la muerte del viajero. Sin embargo, pronto alcanzó gran popularidad, siendo traducido al inglés, francés y alemán. Su libro y la Descripción de Pococke, publicada en 1743-45, constituyeron las únicas fuentes fiables sobre los monumentos egipcios durante cincuenta años y fueron utilizados como guía por los sabios franceses de la Comisión napoleónica.

Frente a Schemt Ell Uah divisamos Deboude, otro pueblo en donde hubiera deseado desembarcar para examinar algunos edificios antiguos que destacaban a la vista. Pero el viento era favorable y la tripulación se quiso aprovechar de ello, así que fue necesario que me contentara con hacer unas vistas de aquellas antigüedades.

El 27 de diciembre 1737 Norden abandonaba apresuradamente la isla de Filé, amenazado por los habitantes de los alrededores, y unas horas después pasaba frente al templo de Debod (Deboude). Aunque su intención era desembarcar y visitar las ruinas, el capitán de su barco se negó a desaprovechar el viento favorable. Tampoco, en su viaje de regreso, en enero del año siguiente, pudo efectuar la ansiada parada. Aunque de lejos, pudo al menos tomar unos rápidos apuntes del monumento. Las dos vistas del templo, constituyen hasta hoy los primeros testimonios visuales que tenemos del templo de Debod.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar