En el Día Internacional de las Personas Mayores, Carmena presenta el diagnóstico Madrid, Ciudad Amigable con este sector de la población

Cómo perciben y qué quieren los mayores de Madrid

01/10/2015
  • El diagnóstico de Madrid, Ciudad Amigable con los Mayores surge  tras la adhesión a la Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Mayores. Constituye un buen retrato de las fortalezas y debilidades de la ciudad en sus políticas para con este colectivo
  • Se ha encuestado a 3.900 personas con más de 65 años, de las que 600 superaban los 80
  • Además se han constituido 47 grupos focales, integrados entre otros por miembros de los consejos territoriales, cuidadores, técnicos,  o especialistas, en gran parte jubilados, en las áreas directamente relacionadas con este sector de la población, como son salud, transportes, diseño urbano o emergencia
  • En España, según datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2064 más del 40% de los residentes tendrán más de 65 años, y su esperanza de vida superará los 90 años

Galería de imágenes

Día Internacional de las Personas Mayores

Hoy se celebra en todo el mundo el Día Internacional de las Personas Mayores, un colectivo que en la ciudad de Madrid representa el 20,49% de la población. El pabellón de los Jardines de Cecilio Rodríguez, en el Retiro, ha sido el escenario del encuentro que ha mantenido la alcaldesa, Manuela Carmena, y la delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras, con los mayores madrileños. Un encuentro que ha servido para presentar el diagnóstico de Madrid, Ciudad Amigable con los Mayores, iniciativa surgida tras la adhesión de la capital a  la Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Mayores. Este es un proyecto promovido por la OMS a mediados de la pasada década para convertir a las urbes en espacios donde se hiciera realidad el envejecimiento activo de sus respectivas poblaciones y su participación real en todos los ámbitos de la vida social.

Gracias a este diagnóstico se tiene un retrato mucho más nítido de las fortalezas y debilidades de la capital en cuanto a sus políticas para con los mayores. También constituye una oportunidad de conocer de primera mano las necesidades, carencias y percepciones que tienen los mayores madrileños gracias a las encuestas que han servido para valorar, en una escala de 0 a 10 puntos, distintos aspectos de la ciudad  que inciden en su vida cotidiana. El resumen sería un grado de amigabilidad positivo y una percepción de la ciudad, que aunque hay que seguir mejorando, para ellos es abierta, tolerante, solidaria y segura.

Intensa participación

Tras la adhesión de Madrid  a la red hace dos años,  se inició el proyecto de diagnóstico, siguiendo las directrices de la propia OMS incluidas en la Guía de Ciudades Globales Amigables con los Mayores, en la que se concibe a estas personas como partícipes y colaboradores esenciales en la toma de decisiones que les afecten.  De ahí, que en el diagnóstico hayan participado 3.900  personas con más de 65 años, de las que 600 superaban los 80.  Se establecieron 47 grupos focales, en lo que han participado además miembros de los consejos territoriales de los distritos y también de los consejos sectoriales, cuidadores de mayores, técnicos, asociaciones de atención con fines sociales,  o especialistas, entre ellos una gran parte de jubilados, en las áreas directamente relacionadas con este sector de la población, como son salud, transportes, diseño urbano o emergencias, por ejemplo. En total, el 65% de los participantes en estos grupos focales eran personas mayores.

El trabajo se ha estructurado en ocho epígrafes que engloban los factores determinantes para el envejecimiento activo y revelan el nivel de amigabilidad de las estructuras, el entorno, los servicios y las políticas de la ciudad para con sus mayores. Son ocho bloques que se analizan por separado pero que están en gran medida interrelacionados: espacios al aire libre y edificios, transporte, vivienda, respeto e inclusión social, participación social, comunicación e información, participación cívica, y servicios sociales y sanitarios.

Se ha podido así recoger sus principales sugerencias para  facilitar  la permanencia en su entorno y poder  vivir así de manera independiente y por encima del umbral de la discapacidad. Es decir, se ha hecho una apuesta por  encontrar fórmulas para compensar los cambios físicos y sociales asociados al envejecimiento.  Son iniciativas y sugerencias que están estudiándose desde las  distintas áreas de Gobierno para incorporarlas en proyectos futuros.

Respuesta a dos realidades

La Red, propiciada por la OMS, nace con la intención de anticipar la respuesta a dos realidades cuyo impacto se sentirá de forma mucho más clara a mediados de este siglo: el envejecimiento de la población, y su tendencia a vivir en las ciudades. Urbes de Bélgica, Francia, Finlandia, Reino Unido, Portugal, Eslovenia, Rusia o Suiza, son parte de sus integrantes europeos. En España, junto a Madrid se han sumado, por ejemplo, Zaragoza, Palma de Mallorca, Santander, León, Barcelona, Tarragona, Vitoria, Bilbao, San Sebastián u Orense.

En España. según datos del Instituto Nacional de Estadística,  en 2064 más del 40% de los residentes tendrán más de 65 años, y su esperanza de vida superará los 90 años.  En la actualidad la pirámide de población de Madrid presenta ya una estructura regresiva. La edad media es de 43,27 años y la franja de mayor población es la comprendida entre los 35 y 49 años.  De los 643.861 mayores de 65 años que residen en la capital,  225.489 superan los 80 años. La esperanza de vida es de 84,5 años, una de las más altas del mundo, cifra que en las mujeres alcanza los 86,96 años y en los hombres se reduce a los 81,38./

¿Te ha sido útil esta página?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar