¿Qué es la violencia sexual?

 No es no. Cuando sea. Como sea. Donde sea. 

 

La violencia sexual es todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual o los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, ejercidos mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de ésta con la víctima, en cualquier ámbito. 

Una agresión sexual es un delito muy grave, que puede sufrir cualquier mujer por el hecho de ser mujer:

  • Nada justifica una agresión sexual
  • Solo el agresor es el responsable de lo sucedido. Tú no tienes la culpa
  • Puede que sientas vergüenza, asco, miedo, confusión... Es normal sentirse así después de sufrir una agresión sexual
  • Es importante que busques ayuda: cuéntaselo a alguien de confianza, una amiga, un familiar o profesional que te puedan apoyar y acompañar

Algunos ejemplos de violencia sexual: 

  • La violación: por conocido, por la pareja, por desconocido, en grupo
  • Abuso sexual: cuando estás dormida, cuando te han drogado, cuando estás bajo los efectos del alcohol... en cualquier caso, siempre que no estés en condiciones de consentir libremente
  • Acoso sexual: insinuaciones sexuales no deseadas en el trabajo, por medio de las redes sociales, en la calle, en los medios de transporte
  • Abuso sexual durante la infancia

Desmontando mitos...

Los agresores:

  • No existe un perfil de agresor. Pueden ser desconocidos, pero en la mayoría de las ocasiones son conocidos del entorno más cercano: familiares, amigos, compañeros de trabajo o profesionales de confianza.
  • Pueden utilizar la fuerza física o la amenaza para ejercer la violencia, pero en la mayoría de las ocasiones utilizan el chantaje emocional, el engaño, la extorsión, o pueden anualar la voluntad de la víctima mediante el uso de drogas.

Las víctimas:

  • Cualquier mujer puede ser víctima de violencia sexual en cualquier momento de su vida
  • Recuerda que cualquier reacción ante un abuso o agresión sexual es una respuesta de supervivencia: paralizarse, intentar huir o intentar luchar
  • Recuerda que nada de lo que tú hayas hecho lo ha provocado

Ante una agresión, ¿qué hacemos?

Si has sufrido una agresión sexual, tienes derecho a:

  • Recibir atención médica
  • Denunciar. La decisión es tuya. Antes de hacerlo, es bueno que en la medida de lo posible no te laves, conserves la ropa, guardes mensajes.
  • Recibir ayuda profesional (atención psicológica, social y/o jurídica)

En Madrid puedes acudir a:

Atención inmediata de emergencia en casos de violencia sexual, acompañamiento y asesoramiento:

Centro de crisis 24 horas para la atención a víctimas de violencia sexual 

900 86 99 47 (teléfono gratuito 24 horas, 7 días semana) 

Para denunciar:

Unidad de Atención a la Familia y Mujer Madrid, Policía Nacional. UFAM - Madrid

Otros recursos en la Comunidad de Madrid:

CIMASCAM. Centro de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia Sexual de la Comunidad de Madrid

Teléfono: 915 340 922

Dirección: C/ Doctor Santero, 12 (metro Cuatro Caminos)

Horario: lunes a viernes, de 10 a 20 horas. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar