En marcha la rehabilitación del Lago de la Casa de Campo y su entorno

Después de vaciar el estanque para reparar el muro perimetral y la barandilla se construirá un nuevo embarcadero y se repoblará con especies piscícolas autóctonas.

Ayuntamiento de Madrid ha iniciado una restauración integral del Lago de la Casa de Campo que consiste en el vaciado y limpieza del vaso, la construcción de un nuevo muro de contención y una intervención paisajística que pretende ganar espacio para el peatón y la naturaleza.

Se construirán dos tipos de muro, uno de escollera con bloques de granito en gran parte del perímetro y otro estético de hormigón en la zona del embarcadero. La zona de pradera se habilitará como una playa con vistas al perfil de Madrid que componen la Plaza de España, el Palacio Real y la catedral de La Almudena.

Aunque los desperfectos más graves son los derrumbamientos de parte del muro perimetral, que han llegado a erosionar el terreno natural dejando al descubierto las raíces de los árboles próximos al agua, también se han detectado muchas roturas y un alto grado de oxidación en las diferentes barandillas que rodean la instalación lacustre.

El mobiliario y la pavimentación se renovarán completamente, igual que la barandilla que rodea el estanque. La actuación tiene un presupuesto de 2,6 millones de euros y estará finalizada en el mes de agosto. En el apartado deportivo se construirán nuevas instalaciones náuticas destinadas a los clubs de remo y a los usuarios en general. El embarcadero contará con cuatro pantalanes de madera para barcas de recreo y piragüismo.

El proyecto de restauración ha tenido en cuenta la importancia histórica y patrimonial del entorno del Lago de la Casa de Campo, catalogado como Bien de Interés cultural en la categoría de Sitio Histórico. De tal manera que se puede asegurar que las actuaciones planificadas no supondrán ninguna alteración de los elementos patrimoniales, respetando su integridad en todo momento.

Arbolado y fauna piscícola

Previamente al inicio del proyecto, el Ayuntamiento consciente de la problemática del vaciado del lago, llevó a cabo un estudio de la fauna piscícola del lago, gracias al cual se detectó la presencia de peces considerados invasores. Una vez rehabilitado el vaso y los muros del lago, se procederá a una repoblación con especies autóctonas, especialmente con tencas.

En lo referente al arbolado, se ha realizado una ficha individual para cada ejemplar con su estado sanitario, su porte, su forma y sus propiedades estéticas, así como el tratamiento recomendado en cada caso y la ubicación del nuevo mobiliario para que no afecte a los árboles. Se ha propuesto asimismo una reorganización y la plantación de nuevas especies más acordes con la zona del lago.

El lago ocupa una superficie de 80.150 metros cuadrados (82.000 si se incluyen el entorno y los caminos afectados por las obras) con un volumen de 158.637,41 metros cúbicos de agua y una profundidad que varía desde 4,50 metros de máxima hasta 1,20 metros de mínima. El perímetro del lago tiene una longitud de 1.370 metros.

El llenado del lago se realizará con recursos hidráulicos alternativos al uso del agua potable, como la utilización de aguas freáticas procedentes de instalaciones subterráneas como el Metro de Madrid, concretamente la estación de Príncipe Pío y Batán, y las aportaciones del arroyo Meaques.

 

Antecedentes de restauración

El Lago de la Casa de Campo se encuentra ubicado en el Parque del mismo nombre, cuyos orígenes se remontan al siglo XVI como Real Sitio. En 1948, la propiedad del parque es cedida a Patrimonio Nacional, aunque el Ayuntamiento de Madrid disfruta del usufructo. Años más tarde, en 1952, la Casa de Campo se declara Monte de Utilidad Pública. Finalmente, el 5 de octubre de 1970 la propiedad del Parque queda registrada a nombre del Ayuntamiento de Madrid.

En 1982 fue la última vez que se realizaron obras de vaciado y limpieza del Lago. Se procedió a su impermeabilización e integración ambiental,  construyendo la depuradora. En esta reforma se ejecutó una losa de hormigón en el vaso con pendiente continua hacia el centro del mismo donde se ubica el canal de recogida y desagüe.

En el año 1995 se produjo un desbordamiento provocado por la aportación de caudales del arroyo Meaques generando daños aguas abajo del mismo. A la vista de la ausencia de capacidad del desagüe existente, el Ayuntamiento de Madrid ejecutó la construcción de un aliviadero nuevo y un colector hasta el río Manzanares.

Desde entonces sólo se han realizado obras propias de conservación y mantenimiento sin afectar a la estructura de los muros del lago. Los trabajos se han centrado exclusivamente en operaciones de explotación, conservación, mantenimiento y rehabilitación.

Información relacionada

Quizá también te interese ...

¿Te ha sido útil esta página?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar