Historia

Plano Conde Duque

El edificio del antiguo Cuartel de Conde Duque es uno de los de más larga historia en Madrid. Construido a principios del siglo XVIII, para alojar a las Reales Guardias de Corps, es una obra de uno de los arquitectos más importantes del barroco madrileño, Pedro de Ribera.


En el año 1717, Felipe V, primer rey de la Casa de Borbón en España, encarga al Marqués de Vadillo, Corregidor de Madrid, la construcción de un nuevo cuartel con capacidad para alojar a las Reales Guardias de Corps. Vadillo, pide al arquitecto Pedro de Ribera que redacte el proyecto de Cuartel y éste diseña un edificio que se organiza en torno a tres patios y que está formado por una planta baja dedicada a caballerizas y dos plantas superiores destinadas a alojamiento de los guardias. Al conjunto se accede por el patio central a través de una gran portada barroca. 

Tres años más tarde está concluida la mitad del cuartel y Felipe V reordena la Guardia de Corps y la divide en tres compañías de 200 hombres cada una, la Compañía Española, la Italiana y la Flamenca para que se alojen allí. Ribera es nombrado Arquitecto de la Villa llegando a realizar en Madrid obras tan importantes como el Puente de Toledo, el Hospicio de Madrid (hoy Museo de Historia Municipal) y las Iglesias de Montserrat, San Cayetano, San Antón y Del Sacramento.

Posteriormente, entre mediados de los siglosXVIII y XIX, se realizan una serie de obras para acoger distintos usos militares, como una Academia de Matemáticas para la formación de ingenieros o un torreón para observatorio astronómico.

Dos grandes incendios destruyen, en los años 1859 y 1869, las cubiertas y gran parte del edificio. La portada de acceso es casi lo único que perdura. En la reconstrucción posterior queda perdida la volumetría original y se suprime la tercera planta de todo el conjunto, salvo en la fachada principal, y no se reconstruye el volumen del torreón del patio central.

A mediados del siglo XX se plantea la demolición del Conde Duque por su mal estado de conservación, pero poco después se defiende su restauración para destinarlo a uso público frente a la opción de derribo para edificar viviendas y jardines. Finalmente, en el año 1969, el Ayuntamiento de Madrid adquiere el cuartel de Conde Duque por un acuerdo con el Ministerio del Ejército.

En 1975 el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid insta al Ayuntamiento a cumplir el planeamiento vigente que contemplaba la restauración del edificio para destinarlo a usos culturales o representativos. Un año más tarde, Conde Duque es declarado Monumento Histórico Artístico tras haber sido propuesto por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Con la intención de restaurar Conde Duque y adecuarlo a un uso público, en 1981 se encarga al arquitecto Julio Cano Lasso (1920-1996) el correspondiente proyecto para convertirlo en un Centro Cultural, que debía acoger un extensísimo programa con instituciones municipales muy relevantes: Hemeroteca Municipal, Archivo de Villa, Biblioteca Central del Ayuntamiento, Biblioteca Musical, Imprenta y Encuadernación, además de espacios para exposiciones y auditorio. Dos años más tarde, concluidas las primeras obras de rehabilitación, aunque el 40% del total se queda sin restaurar, Conde Duque se consolida como el mayor centro cultural de nuestra ciudad.

Después de 23 años de funcionamiento, en el año 2005, se redacta un nuevo Plan Director que se plantea los siguientes objetivos: consolidar y mejorar las instituciones culturales dotándolas de autonomía de funcionamiento en el conjunto; realizar las rehabilitaciones pendientes, renovando todas las instalaciones y las áreas ya rehabilitadas; implantar nuevos equipamientos complementarios a las instituciones culturales existentes: teatro, auditorio, salón de actos, salas de danza y salas de exposiciones.

Entre los años 2006 y 2011, se lleva a cabo la rehabilitación total del edificio (55.000 m2). Intervienen cinco equipos de arquitectos y siete empresas constructoras bajo la coordinación de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Área de Las Artes del Ayuntamiento. Se consolidan las cimentaciones y las estructuras generales; se reorganizan todas las circulaciones internas creando nuevos núcleos de comunicación; se recuperan los volúmenes iniciales aumentando una planta al conjunto; se construyen nueva cubiertas y se remodelan y restauran todas las fachadas devolviendo los huecos a su proporción original.

A partir de entonces, el nuevo Conde Duque funciona como un gran contenedor cultural municipal dedicado, a las instituciones que sustentan la memoria de la ciudad de Madrid, situadas al norte, y a las actividades culturales alrededor del patio sur.

Documentación asociada

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar