Control de plagas

Prevención y control de garrapatas

Después de los mosquitos, las garrapatas podrían considerarse como los artrópodos de mayor significación en salud pública. De hecho, en nuestro entorno geográfico las garrapatas podrían tener una importancia relativa mayor en el contexto de:

  • Las garrapatas son frecuente en nuestros hábitats, especialmente en medio forestal y rural.
  • Existen diversas enfermedades ligadas o transmitidas por garrapatas cuya presencia en Europa se considera endémica y emergente. Como ejemplos más significativos cabe citar el caso de la Tularemia, la Enfermedad de Lyme, la Fiebre Botonosa o del Mediterráneo, etc.
  • Las garrapatas son arácnidos cuya picadura resulta un tanto particular y entraña riesgos especiales debido a:
    • La picadura pasa desapercibida con frecuencia, facilitando que el arácnido permanezca adherido a la persona largo tiempo e incrementando así las posibilidades de contagio.
    • El lugar del cuerpo donde la garrapata se adhiere con más frecuencia suele coincidir con zonas del cuerpo donde ésta pasa más desapercibida.
    • Numerosas especies de garrapatas presentan dos o, incluso, tres hospedadores, lo que facilita el paso de patógenos desde uno a otro de éstos.

Las garrapatas tienen una distribución geográfica mundial, con una amplia variedad de familias y géneros. Cada una de las especies tiene características biológicas particulares, circunstancia que condiciona su status como animal plaga o vector de enfermedad. Este hecho resulta de capital importancia desde el punto de vista de su prevención, vigilancia y control y, por tanto, la identificación precisa del artrópodo resulta paso obligado y fundamental previo a cualquier otra consideración. Para mayor información, se remite a textos especializados (ver epígrafe de bibliografía).

Las garrapatas son artrópodos pertenecientes a un grupo diferente al de los insectos: los arácnidos. La clase Arácnida incluye a los ácaros, a las garrapatas, a los escorpiones y a las arañas.

Morfológicamente se diferencian de los insectos en:

  • Carecer de segmentación corporal visible (evidente a simple vista en el caso de los insectos)
  • La cabeza y el tórax se encuentran fusionados (cefalotórax)
  • Disponer de cuatro pares de patas (tres pares en el caso de los insectos).
  • En algunos casos y después de la picadura, su tamaño aumenta de manera espectacular (garrapatas engordadas).

El ciclo biológico de las garrapatas es complejo. Está compuesto por cuatro estadíos: huevo, larva, ninfa y adulto. La puesta de huevos se desarrolla fuera del animal hospedador, se requieren condiciones de humedad y temperatura adecuadas para que ese proceso se efectúe y continúe con el desarrollo del huevo a larva. En el momento en que las larvas encuentran el huésped adecuado inician el ciclo de alimentación sobre el animal.

Existen garrapatas de uno, dos y tres huéspedes. Las de un solo huésped desarrollan los estadios de larva, ninfa y adulto sobre el mismo animal, mientras que las de dos y tres huéspedes después de culminar su etapa de alimentación se desprenden y caen al suelo para iniciar su proceso de muda y búsqueda de un nuevo huésped para seguir con su ciclo. Los adultos una vez sobre el animal realizan la copulación, luego las hembras de desprenden y caen al suelo para poner los huevos. 

¿Te ha sido útil esta página?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar