La jornada participativa se ha desarrollado hoy en Medialab Prado

Vecinos, urbanistas y técnicos municipales debaten sobre el futuro del frontón Beti Jai

12/07/2016
  • El Ayuntamiento va a acometer un proceso de rehabilitación que va a permitir recuperar este emblemático edificio para la ciudad
  • Para definir los nuevos usos se ha abierto un proceso participativo en el que se enmarca el debate que ha tenido lugar hoy
  • El frontón Beti-Jai, que significa siempre fiesta en euskera, está en desuso desde 1989
  • En abril de 2015 fue adquirido por el Ayuntamiento mediante título de expropiación
  • El edificio fue catalogado como Bien de Interés Cultural, en categoría de monumento, en enero de 2011
  • Tras el proceso de participación que se está llevando a cabo, el Consistorio convocará un concurso abierto

Galería de imágenes

El histórico frontón Beti Jai va a tener la oportunidad de recobrar el esplendor de lució desde su inauguración en 1894 y que perdió tras su abandono a finales de la década de los 80. El Ayuntamiento acometerá un proceso de rehabilitación que va a permitir recuperar este emblemático edificio para la ciudad. Para definir los nuevos usos se ha abierto un proceso participativo en el que se enmarca el debate que ha tenido lugar hoy en Medialab Prado y en el que se han dado cita vecinos, concejales, urbanistas y arquitectos del ámbito público y privado, técnicos municipales, asociaciones del defensa del patrimonio y del propio Beti Jai , colegios y clubes deportivos.

Tras este proceso de participación que se está llevando a cabo, el Consistorio convocará un concurso abierto para abordar el proyecto de recuperación de este edificio, cuyos usos serán deportivos y/o culturales.

En esta jornada se han abordado temas como la historia del frontón, de la que ha hablado el concejal de Centro, Jorge García Castaño; los criterios del Plan Especial que se está tramitando y que ha explicado Antonio Díaz Sotelo, del Área de Desarrollo Urbano Sostenible. Además, la directora general de Patrimonio del Área de Economía y Hacienda, Cristina Moreno, ha informado  de las obras de consolidación que se están llevando a cabo, por su parte, la directora general de Intervención en el Paisaje Urbano y el Patrimonio Cultural, Marisol Mena, ha expuesto el  marco de intervención que propone el Ayuntamiento.

Asimismo, se han organizado talleres sobre el futuro del inmueble, cuyo debate han abordado diferentes grupos: del Ayuntamiento, de técnicos de rehabilitación en arquitectura y urbanismo, asociaciones, y gestores económicos, culturales y deportivos. En ellos se ha tratado sobre los posibles usos principales y compatibles del frontón, el papel que podría cubrir en el barrio y en la ciudad, el plan de negocio y sostenibilidad económica, la identidad, el carácter del proyecto y su rehabilitación.

Tras una puesta en común de las ideas y de las propuestas, la delegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer, y el de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, han clausurado la jornada.

Mayer ha destacado en su intervención el valor de los procesos participativos como “herramientas dinamizadoras en los barrios. Las nuevas formas de gobernanza muestran como la participación vecinal y el diálogo entre técnicos de la Administración y la sociedad civil ayudan a mejorar los proyectos en todos los sentidos”.

La delegada ha apuntado que “todas las experiencias conocidas muestran que los espacios y equipamientos públicos donde se ha contado con participación en su diseño y construcción dan como resultado una mayor apropiación por parte de la ciudadanía”.

El taller y su dinámica responden a la metodología europea EASW, utilizada habitualmente en procesos participativos y cuyo objetivo es que cada persona aporte su conocimiento, ofreciendo la misma oportunidad de voz a todos los asistentes.

Bien de Interés Cultural

El frontón Beti-Jai, que significa siempre fiesta en euskera, se empezó a construir en 1893, con diseño del arquitecto Joaquín Rucoba. Un año más tarde se abrió al público, convirtiéndose en la cuarta infraestructura para la práctica de la pelota vasca que había por aquel entonces en Madrid. En 1918 dejaron de celebrarse allí encuentros deportivos y se inició una senda de cambios de dueños y usos. Fue recinto de la Asamblea de Alcoholeros, escuela militar, taller de automóviles, garaje, comisaría y cárcel y hasta taller de objetos de escayola. Desde 1989 el inmueble está sin uso. En abril de 2015 fue adquirido por el Ayuntamiento mediante título de expropiación.

El edificio fue catalogado como Bien de Interés Cultural, en categoría de monumento, en enero de 2011.

Obras de consolidación

El Ayuntamiento inició el pasado mes de diciembre obras de consolidación estructural con carácter de urgencia debido al pésimo estado de conservación del inmueble. En una segunda fase se actuará con un nuevo contrato por un importe de 800.000 euros, que incluirá las obras de consolidación estructural y la estanqueidad de las cubiertas./

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar