Prevención y control

De modo análogo al caso de la rata de alcantarilla, el umbral de plaga o tolerancia de este insecto en interiores de locales, viviendas, etc... debe ser de ausencia total. Sin embargo, en el interior del alcantarillado se tolera un cierto nivel que es objeto de control y monitorización por los servicios técnicos de Madrid Salud.

Esta circunstancia es importante y explica la importancia de mantener en buenas condiciones de conservación los sistemas de pocería, sumideros , etc... de sótanos, como medio de crear barreras de protección eficaces frente a las cucarachas negras y/o americanas.

Respecto a las cucarachas rubias las medidas preventivas más eficaces se basan en la supervisión detallada de la mercancía que se introduce (envases y/o embalajes infestados) así como en una escrupulosa limpieza y respeto a las normas de higiene y seguridad alimentaria.

Son de aplicación en este caso muchos de las recomendaciones y consejos incluidos en la ficha Control integrado de plagas.

Adicionalmente a las medidas anteriores, pudiera ser necesario el uso puntual de biocidas insecticidas.

Corresponde a los servicios técnicos municipales el control y tratamiento del alcantarillado público, circunstancia que se realiza en forma de campañas estacionales de tratamiento (abril a noviembre) y a la gestión de avisos o incidencias comunicadas por ciudadanos (vía pública). Las edificaciones o instalaciones municipales, también son objeto de control sanitario antivectorial.

En interiores de edificaciones privadas, deben ser los profesionales (empresas de control de plagas) los responsables de establecer los diagnósticos de situación y realizar las recomendaciones correctoras y tratamientos que se estimaran oportunos. La intervención de estos técnicos es obligada en caso de edificaciones de uso o servicio público (cafeterías) y garantía adicional de eficacia y seguridad.

Para infestaciones ligeras en ámbito doméstico, el ciudadano puede optar por no recurrir a estos profesionales e intentar un autocontrol que solo podría tener éxito en la medida que se aplicaran enérgicamente los principios ambientales citados y que se utilizaran muy juiciosamente los insecticidas comercializados como domésticos (ver ficha correspondiente) 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar