La reforma integral del puente de la avenida de la Paz, que aúna vanguardia tecnológica y conservación de lo existente, galardonada por el Colegio de Ingenieros y Caminos

Madrid Calle 30 gana el Premio a Mejor obra pública

27/11/2018
  • Desde el verano del año pasado el Ayuntamiento ha invertido a través de Madrid Calle 30 cerca de cinco millones y medio de euros en obras de mejora y conservación con el objetivo de prolongar el periodo de servicio de las infraestructuras
  • Por Calle 30, que cuenta con 100 puentes inventariados, circulan hasta un millón y medio de vehículos a diario
  • En un año se han acometido complejas operaciones de cirugía en los puentes de la avenida del Mediterráneo, construido en 1954, y en el de la Paz, que data de 1970, además de otros trabajos en los de O’Donnell y la avenida de Valladolid
  • Las máximas con la que se ha trabajado ha sido anticiparse, elegir el momento más adecuado para evitar un mayor deterioro –y un problema futuro– de las estructuras, y garantizar la movilidad máxima para los vehículos en Calle 30

Galería de imágenes

La rehabilitación integral del puente de la avenida de la Paz, uno de los cien que forman parte de Calle 30, ha recibido el galardón a la Mejor obra pública de 2018 que concede el Colegio de Ingenieros, Caminos, Canales y Puertos de Madrid. Madrid Calle 30, empresa mixta municipal, presentó esta reforma como ejemplo del cuidado e interés que presta el Ayuntamiento de Madrid al mantenimiento de sus infraestructuras.

A la gala de los XI Premios Caminos 2018 celebrada la noche del pasado lunes asistieron el consejero delegado de la sociedad, Samuel Romero, y los ingenieros responsables de la dirección obra, que recogieron la distinción, Ana Belén Fernández y Rubén Álvaro.

El puente de la avenida de Paz, levantado en 1970, fue objeto de una reforma integral en el segundo semestre de 2017, con una inversión de algo más de un millón de euros. Los trabajos conjugaron obra nueva y rehabilitación de lo existente. Esta infraestructura soporta el viario de la avenida de Badajoz sobre Calle 30 y conecta la zona del Tanatorio con el parque de las Avenidas.

 

Al desarrollarse dentro de un entorno urbano complejo como es Calle 30 hubo que buscar soluciones innovadoras como la utilización de carretones autopropulsados para sustituir por completo el vano central del puente. Con este procedimiento específico, al alcance de pocas empresas especialistas, se consiguió no afectar a la movilidad de vehículos dentro de Calle 30 en días laborables, beneficiando con ello a una cifra estimada de 450.000 usuarios.

A la vanguardia de la conservación

En el último año el Ayuntamiento ha dedicado cerca de cinco millones y medio de euros al mantenimiento de las instalaciones de Calle 30, concretamente en trabajos de rehabilitación y reparación para optimizar el periodo de servicio de sus puentes. La empresa cuenta con técnicos especializados en esta materia, asistidos por modernos sistemas de gestión informática, que han utilizado la más avanzada ingeniería para abordar los trabajos.

Así, desde el verano del pasado año se han realizado complejas operaciones quirúrgicas, las denominadas actuaciones de heavy lifting, para poner a punto puentes como el de avenida del Mediterráneo y el de la Paz. Trabajos algo menos complejos, pero igualmente destacados, se han acometido para prolongar el periodo de servicio de diversas estructuras, como las rehabilitaciones integrales del puente de avenida de Valladolid y del puente de O´Donnell o la renovación del revestimiento de pasos inferiores del nudo de la A2.

Las máximas con la que se ha trabajado ha sido anticiparse, elegir el momento más adecuado para evitar un mayor deterioro –y un problema futuro– de las estructuras, y garantizar la movilidad máxima para los vehículos en Calle 30 evitando cortes diurnos y en días laborables al tráfico.

El Ayuntamiento ha conseguido, gracias a estas obras realizadas a lo largo de un año, prolongar el periodo de servicio de los puentes, mejorar su valor actual, maximizar la rentabilidad de la inversión pasada de su construcción y, en consecuencia, proporcionar una ‘ganancia’ a la ciudadanía.

En el puente de la avenida del Mediterráneo, construido en 1954, también se actuó con una técnica innovadora. El hormigón de este puente que cruza la avenida del Mediterráneo sobre Calle 30 (https://diario.madrid.es/blog/2017/09/12/un-puente-en-vilo/) se había ido degradando y las barras de acero, oxidándose, concretamente en los apoyos de los vanos del tablero sur sobre los carriles derechos de la calzada central en sentido Sur. El tablero pesa 450 toneladas y se izó cuatro metros sobre el suelo con una técnica vanguardista.

Ciudad dentro de la ciudad

Calle 30 es una especie de ciudad dentro de la ciudad. Esta vía interurbana de 48 kilómetros de recorrido, ida y vuelta con ramales incluidos, con más de 1.600 cámaras que no duermen nunca, cuenta con 100 puentes inventariados que datan en su mayoría de la década de los 70. Por toda la infraestructura de Calle 30 circulan a diario hasta un millón y medio de vehículos, cifra que da idea de la  crucial importancia que tiene que la vía esté en perfecto estado de conservación. /

¿Te ha sido útil esta página?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar